28 may 2020

Ir a contenido

prácticas empresariales

La CNMV dice que debe revisarse la política de indemnizaciones de las empresas

Un informe de PwC destaca que el covid-19 pone a prueba el papel de los consejos de administración

Max Jiménez Botías

Sebastián Albella, presidente de la CNMV.

Sebastián Albella, presidente de la CNMV.

La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) estudia incluir en el Código de Buen Gobierno de las compañía una mayor concreción en las indemnizaciones que reciben los ejecutivos de las compañías cuando abandonan su actividad. Según el presidente de la CNMV, Sebastián Albella, hay que poder evitar que se presente las indemnizaciones por cese como indemnizaciones por no competencia. Es decir que se le pague a un directivo dimisionario una compensación para no trabajar en la competencia, cuando en realidad se le paga por abandonar la compañía. Así lo ha explicado Albella durante la presentación del informe 'Consejos de Administración de Empresas Cotizadas', presentado este miércoles por la consultora PwC. 

Albella ha señalado que la CNMV está trabajando en algunos cambios en el Código del Buen Gobierno de las empresas. En este sentido ha apuntado la reforma de la recomendación cuarta, que se limitaba a hacer referencia a los contactos de las compañías con los inversores institucionales para que dé lugar a trato privilegiado. Se introducen cambios para establecer la política de comunicación de las empresas y su relación con los diferentes medios y canales de información. "Es necesario que haya un control de las relaciones de los medios con las compañías, desde el punto de vista publicitario para que se gestionen adecuadamente los conflictos de interés", ha comentado. 

Albella también ha comentado cambios en la política de diversidad en los consejo. Se plantea reformar las recomendaciones 14 y 15 para recomendar en las políticas de diversidad se incluya la promoción de más mujeres en los niveles directivos de las compañías. Se preste atención especial a esos niveles. la CNMV ya estableció el porcentaje de consejeras en el 40%, aunque está valorando el plazo temporal en el que las compañías deberían cumplir ese porcentaje, así como "si la recomendación debe expresarse en términos neutros o referirse directamente a la presencia de mujeres, lo cual resulte más conveniente con el criterio de discriminación positiva con el que estamos de acuerdo", ha comentado.

Abandonar el 'cortoplacismo'

La crisis desatada por el covid-19 ha puesto a prueba el papel de los consejos de administración de las empresas y su capacidad para dar respuesta a los nuevos retos a los que se están enfrentado. Pero la pandemia también ha puesto de manifiesto que hay dos asuntos que los consejos deben repensar e impulsar de cara al futuro. Por un lado, la necesidad de abandonar el 'cortoplacismo', centrarse en el largo plazo y tener en cuenta a más grupos de interés -no solo a los accionistas- en la toma de decisiones, lo cual implica dar más importancia a las cuestiones relacionadas con la sostenibilidad, el medioambiente y el gobierno corporativo --los llamados criterios ESG. Y, por otro lado, integrar el propósito y los valores de sus empresas en la estrategia. Así se refleja en la décima edición del informe elaborado por PwC a partir de entrevistas a los consejeros de las principales compañías españolas presentes en los mercados bursátiles.  

El estudio recoge la importancia que han cobrado los criterios ESG en las empresas en los últimos 12 meses. Esa relevancia es compartida por muchos de los consejeros, especialmente en los referente a la escasez de talento, derechos humanos, cambio climático y salud, pero no se le están dedicando la atención suficiente, destaca el informe. Solo el 22% de los consejeros creen que sus empresas dedican el tiempo necesario para asegurar que estas variables forman parte de la estrategia de su compañía y el 63% consideran que deben prestarle más atención.

Según Ramón Abella, socio responsable de gobierno corporativo de PWC, la crisis va a ser un punto de inflexión por lo que respecta a la digitalización, así como los riesgos no financieros, donde los temas sociales se van a situar como una absoluta prioridad".  En relación con los efectos del covid-19, se destaca el tema de la retribución de los consejos --a qué parte se renuncia-- y la supresión del pago de dividendos como elementos de la respuesta de las empresas a la pandemia.

Temas Empresas