'Nueva normalidad'

Seguimiento desigual y pocos clientes en el primer día de reapertura de las tiendas

"No tardaremos en ver rebajas generalizadas", aseguran las agrupaciones de ejes comerciales

En el centro de Barcelona muchos establecimientos permanecen cerrados y la actividad se traslada a los barrios periféricos

Algunas tiendas de moda del centro anunciaban ofertas en sus escaparates

Algunas tiendas de moda del centro anunciaban ofertas en sus escaparates / JORDI COTRINA

3
Se lee en minutos
Guillem Tapia

Tras más de dos meses desde que se decretó el estado de alarma, hoy ha sido el primer día en que todos los comercios de Barcelona han podido abrir sin necesidad de concertar una cita previa. La jornada se ha saldado con un seguimiento desigual entre los negocios -muchos han optado por seguir cerrados, sobre todo en el centro- y una afluencia más bien escasa de clientes.

En Passeig de Gràcia y Portal de l'Àngel -dos de las principales avenidas comerciales-, los establecimientos que han decidido abrir eran claramente minoría. Prácticamente ninguna de las grandes enseñas de moda ha levantado la persiana en el primer día de la llamada “fase 0,5” de la desescalada. Muchas cadenas de ropa tenían complicado iniciar hoy su actividad, ya que de momento tan solo se permite la apertura de locales de menos de 400 metros cuadrados. No obstante, aunque existía la posibilidad de acotar la zona de venta y exposición para cumplir con estos requisitos, prácticamente ningún establecimiento ha optado por esta opción. 

En otra zona comercial privilegiada, la calle Portaferrissa, las tiendas que despachaban a clientes y las que tenían el escaparate cerrado estaban prácticamente a la par. “Hoy ya nos hemos reincorporado todo el equipo y estamos vendiendo más que un día normal. Se nota que la gente tenía ganas de comprar”, comentaba Ginger, una dependienta de una perfumería. En la misma calle Portaferrissa, una vendedora de una tienda de ropa tenía una percepción muy distinta. “Está siendo una mañana muy flojita. Creo que muchos establecimientos no retomarán la actividad hasta que reabran los bares y haya más gente en las calles”, auguraba.

Las rebajas, muy presentes

Si bien en un inicio las rebajas no iban a estar permitidas, finalmente el Gobierno rectificó ayer. Esto se ha traducido en que, desde hoy, pueden llevarse a cabo campañas de descuento siempre y cuando se eviten las aglomeraciones y se “respete la distancia social”. “Las políticas de precio van a ser bastante agresivas. Hay un 'stock' de productos que se tiene que vender, por lo que las rebajas y las liquidaciones van a ser habituales”, asegura David Sánchez, presidente de la asociación comercial Comertia.

"Entre nuestros afiliados todavía no se ha iniciado una campaña de rebajas de forma generalizada, pero no tardarán demasiado. Las tiendas tienen que 'colocar' el producto de la temporada de invierno, y la manera de vender es a través de los descuentos", valora David Jené, presidente de Barcelona Oberta.

Más actividad lejos del centro

Noticias relacionadas

Si bien la actividad en las avenidas más céntricas de la ciudad ha ido, en el mejor de los casos, a medio gas, la situación ha sido distinta en los barrios periféricos. La Fundació Barcelona Comerç, que agrupa a distintos ejes comerciales de la ciudad, asegura que el 90% de los establecimientos han operado con normalidad en zonas como Poble Nou, Poble Sec, Horta, Nou Barris, Sarrià o Sant Andreu. “La actividad ha sido algo inferior a la de un día de antes del coronavirus y la facturación ha bajado alrededor del 15%”, señala David Sanchez, que además de presidir Comertia también es fundador de la cadena de tiendas de colchones Dormity.

Gabriel Jené, presidente de Barcelona Oberta, una de las organizaciones que aglutina a los ejes comerciales más relevantes de Barcelona, confirma la descentralización de la actividad. "La gente no se está desplazando hasta al centro para hacer compras, prefiere quedarse en su barrio. Además, desde la Administración ha habido mucha improvisación, y eso ha provocado que muchas tiendas y grandes cadenas no se decidan a abrir. Quizás en unos días empezamos a ver más establecimientos abiertos en Passeig de Gràcia y el resto de zonas céntricas", apunta Jené.