desescalada

El comercio coge ritmo a la espera de mejorar las ventas

El pequeño comercio suma cerca del 85% de aperturas dos semanas después de su puesta en marcha

Grandes cadenas como El Corte Inglés o Mango sube la persiana de sus tiendas pero con limitaciones

Apertura de comercios en Fase 0 en Madrid.

Apertura de comercios en Fase 0 en Madrid. / JOSE LUIS ROCA

3
Se lee en minutos
Sara Ledo / Nacho Herrero / Julia Camacho

El comercio empieza a coger ritmo. El 70% de la población española está en fase 1, mientras que Madrid y Barcelona estrenan una 'nueva' fase cero, es decir, la mayoría de comercios pueden abrir sin cita previa. Distancia de seguridad, desinfectante de manos antes de entrar y limpieza intermitente siguen siendo la regla, pero se empieza a notar el ambiente en las principales arterias comerciales con la persiana levantada en sus tiendas.

"Parece que la gente tiene ganas de salir y de comprar", comentaba este lunes una dependienta en una tienda de Valencia. Una sensación parecida se respiraba en Madrid, con clientes parados en algunos escaparates y otros entrando en los comercios. "La semana pasada con cita previa no se notaba mucha gente, pero este lunes la gente está más receptiva", contaba la dueña de una tienda de Madrid, aunque este entusiasmo todavía no se refleja en las ventas que se han desplomado cerca del 60%. Horarios comerciales con parón a mediodía pero ampliados hasta las 9 o las 10 de la noche para "aprovechar el paseo" o la posibilidad de devolver los productos, en el caso del textil para evitar los probadores, tratan de atraer el consumo de nuevo.

El pequeño comercio suma entre el 85% y el 90% de sus establecimientos abiertos, según la Confederación Española de Comercio (CEC), tras un estreno hace dos semanas que no alcanzó ni el 15%. Aunque las protagonistas de este lunes han sido las grandes cadenas que han levantado persianas, en muchos casos por primera vez, pero con muchos matices y han dejado curiosas imágenes como colas de gente en la puerta, el caso del Zara de la calle Don Juan de Austria de Valencia ante el límite de aforo, o tiendas semivacías, como la tienda de Mango en la madrileña calle Fuencarral con la mitad de sus estanterías sin ropa para "respetar los 400 metros" permitidos.

Tanto las áreas que permanecen en fase 0 como las que han pasado a la fase 1 pudieron ayer abrir los locales con menos de 400 metros cuadrados sin cita previa y acotando su espacio, si tienen un tamaño mayor. Aunque en ningún caso se puede superar el 30% del aforo y debe haber prioridad para mayores de 65 años. Además de Mango, también abrieron algunos establecimientos de Inditex, Decathlon o Fnac, aunque todos con el espacio limitado. Igual que Ikea, que tiene previsto abrir a partir de hoy "la mayor parte" de sus locales o H&M que abrirá este viernes 27 de sus 155 tiendas. Las tiendas de lujo en Puerto Banus seguían con cita previa, pero con "más movimiento" que la semana pasada, explicaban desde Dsquared o Louis Vuitton.

El Corte Inglés abrió ayer 400 metros en casi todos sus centros con una "selección de los productos con mayor demanda" en la planta de acceso a la calle y un punto de información para orientar a los clientes que quieren algo que no está en el comercio. "Para un gran almacén de 20.000 metros cuadrados, abrir 400 tiene un impacto testimonial, por eso pedimos que las empresas que cumplan con los protocolos de seguridad puedan abrir al completo", explicó el portavoz de la Asociación Nacional Grandes de Empresas de Distribución (Anged), David Gracia.

Impulsar el consumo

Noticias relacionadas

Tras la polémica sobre las rebajas de la semana pasada, pocos han sido quienes han decidido apostar por las promociones, bien porque no lo consideran oportuno o porque sólo a última hora el Ejecutivo las permitió. Apenas algunas cadenas, como Woman SecretScalpers Mango echaron mano de los descuentos, aunque son acciones que realizan de forma habitual. Tampoco muchos pequeños comercios como una pequeña zapatería  del centro de Marbella (Málaga) se plantea de momento ninguna oferta hasta más adelante para dar salida a la mercancía. "Necesito vender el 50% antes de hacer rebajas, porque si no, no puedo pagarla", lamenta Belén, la dueña de esta tienda.

Para incentivar el consumo, desde la CEC reclaman un plan renove de electrodomésticos y automóvil al Gobierno y como tickets de descuento –una aplicación de fidelización que da puntos para comprar en comercio de proximidad— o cheques promovidos por las administraciones –un cheque de, por ejemplo, 50 euros por vecino para gastar en las tiendas con un descuento especial si se reparte entre 5 comercios-- a los ayuntamientos. Dos herramientas que ya han puesto en marcha algunas localidades en España.