30 oct 2020

Ir a contenido

comercio tras el coronavirus

Las rebajas, también en cuarentena

El Gobierno advierte de que las tiendas físicas deben evitar aglomeraciones en la desescalada

El pequeño comercio propone el retorno a la regulación de los periodos de descuentos

Eduardo López Alonso

Rebajas de invierno en el centro de Barcelona.

Rebajas de invierno en el centro de Barcelona. / Albert Bertran

Las incertidumbres ahogan al sector de la distribución. La última amenaza son los obstáculos de la Administración para aplicar rebajas cuando la actividad comercial vaya normalizándose. Pese a que los descuentos imperan ya en el comercio 'on line' y la regulación legal del periodo pasó a la historia, la amenaza de que el fin del confinamiento y del estado de alarma desate una euforia consumista y concentraciones de personas en los comercios ha hecho que en el último 'Boletín Oficial del Estado' se establezca una "restricción a las acciones comerciales con resultado de aglomeraciones" que ha desatado la inquietud en la gran distribución. 

Según el BOE, "los establecimientos no podrán anunciar ni llevar a cabo acciones comerciales que puedan dar lugar a aglomeraciones de público, tanto dentro del establecimiento comercial como en sus inmediaciones". Esta restricción "no afectará a las ventas en rebaja ni tampoco ventas en oferta o promoción que se realicen a través de la página web" de cada comercio.

La Asociación Nacional de Grandes Superficies (Anged), que engloba a empresas como El Corte Inglés, Tendam, MediaMarkt o Ikea, entre otras, ha señalado que esta medida va a generar "más incertidumbre" en el sector. Desde Anged reiteran que la prioridad de la gran distribución es garantizar la "seguridad" de las tiendas y el "poder abrir", ya que recuerdan que la apertura de los comercios en España va más lenta que en el resto de Europa, ya que en Francia ya han empezado a abrir todos las tiendas y en Italia está previsto para el 18 de mayo.

La patronal asegura que no ponen la "más mínima objeción" a las medidas de prevención e higiene en los establecimientos propuestos por el Ministerio de Sanidad para "garantizar una compra segura", aunque consideran que todas las tiendas que puedan cumplir con estos requisitos deben poder abrir en la Fase 1 y no solo las tiendas de menos de 400 metros cuadrados.

"En la mayor parte de los casos, lejos de ser un problema, la mayor superficie comercial de los hipermercados ha permitido implementar mejor las medidas de distanciamiento social y de seguridad. Por tanto, no se justifican las restricciones para el resto de comercios de no alimentación. Sobre todo para nuestras empresas, que tienen previstos protocolos de seguridad mucho más estrictos de lo que fija Sanidad", opinaron en fuentes de Anged. La patronal recuerda que mantener cerrados los establecimientos 15 días más (como mínimo) pone en riesgo 5.000 empleos. "Tenemos cerca de 100.000 empleados en erte y unos problemas operativos y de liquidez muy severos en algunos casos. De nuestro sector depende una cadena de valor en España (en su mayoría pymes industriales y de servicios) de 30.000 millones de euros anuales", recordaron.

Pequeño comercio

La regulación de las rebajas forma parte de una concepción del comercio que había sido abandonada en los últimos años. Sin embargo comulga con la petición del pequeño comercio que con el confinamiento y cierre comercial de los últimos meses reclamó en algunos casos hasta la prohibición de las rebajas (Pimec) y el retorno a la antigua legislación comercial que regulaba los periodos concretos de descuentos y la denominación genérica de rebajas a las campañas de verano e invierno. La Confederación Española de Comercio (CEC) ha pedido la suspensión de la campaña de rebajas de verano de este año, con el fin de no debilitar más al pequeño comercio e invita a reflexionar sobre la conveniencia de volver a los tradicionales periodos de antaño, para evitar la competencia de las grandes superficies y las multinacionales como Amazon o Aliexpress.  

La CEC considera una incoherencia la disposición del BOE que impide a los establecimientos "anunciar ni llevar a cabo acciones comerciales", lo que podría suponer vetar las rebajas en las tiendas físicas. Para la CEC, fundamentar esta medida en el hecho de evitar posibles aglomeraciones "carece de sentido cuando ya hay establecidas limitaciones de aforo en los locales comerciales" para las distintas fases, encaminadas a garantizar la seguridad de comerciantes y consumidores.

Además, la CEC considera "especialmente sangrante" que esta limitación solo afecte a las promociones en venta física, lo que generaría una disfunción de precios en los canales de venta 'on line' y 'off line', y pondría en clara desventaja competitiva, y en un momento tan crítico, al pequeño comercio respecto a las grandes plataformas internacionales que seguirían operando 'on line' sin ningún tipo de restricción.

La CEC reclama volver a los tradicionales periodos de rebajas y de manera excepcional, este año, posponer su fecha de inicio con el objetivo de no debilitar más al pequeño comercio, dejando un margen de tiempo para que los comercios puedan vender en buenas condiciones y que no se distorsione el mercado con grandes ofertas nada más abrir.