28 may 2020

Ir a contenido

inversión

Iberdrola desafía al covid-19 con un gran proyecto eólico en EEUU

La compañía inicia la construcción de unas instalaciones con capacidad para 306 MW en Nuevo México

El presidente de Iberdrola, Ignacio Galán, en la apertura de la Junta de Accionistas de la companía.

El presidente de Iberdrola, Ignacio Galán, en la apertura de la Junta de Accionistas de la companía. / EFE LUIS TEJIDO

Iberdrola, a través de su filial Avangrid, ha iniciado la construcción del parque de 'La Joya' (Nuevo México), uno de los proyectos eólicos terrestres más relevantes del grupo en EEUU con una capacidad de 306 megavatios (MW).

La energética presidida por Ignacio Sánchez Galán prosigue así con sus planes de acelerar sus inversiones en energías renovables en todos los mercados donde tiene presencia, a pesar de la actual crisis sanitaria provocada por el Covid-19. En concreto, Avangrid Renewables ha comenzado los trabajos en terrenos de arrendamiento estatal para el parque eólico localizados en el condado de Torrance.

El proyecto incluye tanto terrenos privados como de arrendamiento estatal, que fueron concedidos a Avangrid Renewables por la comisionada Stephanie Garcia Richard a través de un proceso de licitación abierta en septiembre de 2019.

El parque eólico de 'La Joya' contará con un total de 111 turbinas y tendrá una capacidad total instalada de 306 MW. La parte ubicada en terrenos de arrendamiento estatal incluirá 74 nuevas turbinas eólicas capaces de generar un total de 207 MW.

Está previsto que el proyecto esté operativo a finales de este año. Una vez esté en funcionamiento, la producción del parque La Joya se entregará a la compañía de servicios públicos de Nuevo México (PNM).

Los trabajos en el proyectos se llevarán a cabo respetando las medidas de distanciamiento social y todas las prácticas recomendadas para reducir los riesgos asociados al Covid-19.

El parque eólico 'La Joya' es el segundo proyecto de Avangrid Renewables en Nuevo México, tras el parque 'El Cabo', que tiene una capacidad de 298 MW y entró en operación en diciembre de 2017.