28 nov 2020

Ir a contenido

Eurogrupo

El fondo de rescate europeo ofrecerá préstamos a 10 años antes de junio

La nueva línea de crédito del MEDE aprobada por el Eurogrupo estará disponible hasta finales de 2022 para financiar el gasto sanitario

La Comisión Europea garantiza una supervisión simplificada, sin troika para vigilar a los países que soliciten ayuda

Silvia Martinez

La ministra de Economía, Nadia Calviño, con varios de sus homólogos en el Eurogrupo y el comisario de Economía, Pierre Moscovici (a la izquierda).

La ministra de Economía, Nadia Calviño, con varios de sus homólogos en el Eurogrupo y el comisario de Economía, Pierre Moscovici (a la izquierda). / Emmanuel DUNAND AFP

La nueva línea de préstamos del Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE) destinada a financiar los costes sanitarios directos e indirectos provocados por el covid19, uno de los elementos de la triple red de seguridad de medio billón de euros diseñada por la UE para hacer frente a las repercusiones económicas de la pandemia, estará operativa antes del 1 de junio y los países que opten por ella no recibirán la visita de los ‘hombres de negro’ ni estarán sujetos a condiciones macroeconómicas adicionales. Los ministros de economía y finanzas de la Eurozona han cerrado este viernes un acuerdo sobre las condiciones del nuevo instrumento que dispondrá de 240.000 millones de euros y ofrecerá créditos a coste prácticamente cero y a devolver en 10 años.

Los gobiernos de la Eurozona que lo deseen podrán solicitar financiación de hasta el 2% del PIB, unos 25.000 millones en el caso de España y 39.000 en el de Italia, los dos países más golpeados por la pandemia y que sufrirán la peor recesión este año, según las recientes previsiones económicas la Comisión Europea. Las condiciones de acceso, según ha explicado el presidente del Eurogrupo, Mário Centeno, serán “muy favorables” tanto en los plazos de vencimiento, de 10 años, como en los tipos de interés, que se concederán prácticamente a coste cero. 

Bajo las condiciones actuales, según el director ejecutivo del MEDE, Klaus Regling, significaría un tipo del 0,1%, aunque podría aumentar “si aumentan nuestros costes de financiación”, a lo que se sumaría una comisión de apertura del 0,25% y un coste de mantenimiento del 0,005%. La nueva facilidad estará disponible hasta el 31 de diciembre de 2022 aunque el Eurogrupo no descarta ajustar el calendario en función de la evolución de la crisis. “Es un paso más en la buena dirección para la zona euro. Seguiremos trabajando en las próximas semanas para reforzar la respuesta europea”, ha celebrado la ministra española Nadia Calviño tras una reunión que se ha prolongado menos de tres horas.

Antes de que el pacto sea definitivo países como Alemania o Países Bajos tendrán que completar sus respectivos trámites nacionales. Solo después podrá ser ratificado por el consejo de gobierno de MEDE y activado. Un último paso que podría producirse tan pronto como el próximo 15 de mayo, “quince días antes del plazo límite que nos dieron los líderes europeos”, ha destacado Regling sobre el acuerdo cerrado en la cumbre del pasado 23 de abril.

Sin condicionalidad añadida

El único requisito impuesto por el Eurogrupo para que los países puedan acceder a esta línea será dedicarla a gastos directa e indirectamente relacionados con la prevención, la cura y el tratamiento covid19. “No habrá ninguna otra condición adicional”, ha insistido Centeno que ha hecho especial hincapié en que ningún país se verá estigmatizado por acudir a esta ventanilla. “No hay ningún estigma para ningún país. Estará disponible para todos los países, bajo condiciones estandar y no hay ningún tipo de vigilancia por parte de la troika. Es muy importante destacarlo”, ha subrayado.

Esto significa que, al contrario de lo que ocurrió con los rescates concedidos durante la crisis del euro, los países que pidan ayuda no serán objeto de una supervisión especial ni recibirán visitas de los llamados 'hombres de negro', un elemento tóxico en Italia y que llevó al Gobierno de Giussepe Conte a resistirse denodadamente a aceptar el uso de este instrumento. Finalmente, el compromiso por escrito de la Comisión Europea y el aval del Eurogrupo ha logrado eliminar las últimas dudas. “La Comisión no conducirá misiones ad hoc in situ al margen de las visitas regulares en el marco del semestre europeo”, han asegurado por escrito el vicepresidente Valdis Domvrovskis y el comisario de asuntos económicos, Paolo Gentiloni.

La nueva línea de crédito del MEDE es una de las piezas de la triple red de seguridad pactada la UE junto al nuevo fondo SURE para apoyar el empleo, con 100.000 millones de euros, y las nuevas garantías del Banco Europeo de Inversiones que aspira a movilizar 200.000 millones en créditos para las empresas. La negociación en estos dos elementos avanza algo más lenta porque implica a garantías que algunas Estados miembros deberán aprobar en sus respectivos parlamentos. "Vamos a intentar llegar con todos a tiempo pero tampoco nos preocupa si no se llega el 1 de junio y es un poco después", apuntan fuentes del ministerio de economía español.