Aerolíneas

Iberia y Vueling planean despidos ante una crisis que se extenderá hasta 2023

IAG registra unas pérdidas de 1.860 millones de euros en el primer trimestre por el impacto del virus

El holding planea volver a volar a partir del mes de julio pero con una reducción del 50% de su capacidad

Un Airbus A319-100 de Iberia enfila la pista de aterrizaje del aeropuerto de Orly , en París, el pasado mes de septiembre.

Un Airbus A319-100 de Iberia enfila la pista de aterrizaje del aeropuerto de Orly , en París, el pasado mes de septiembre. / REUTERS / BENOIT TESSIER

Se lee en minutos

Sara Ledo

Tras 12.000 despidos en British Airways, el holding IAG anuncia que el ajuste de plantilla se extenderá también a las aerolíneas Iberia y Vueling ante la estrepitosa caída de la demanda de pasajeros provocada por el coronavirus que no se recuperará, según sus cálculos, hasta el año 2023. "Tenemos que reestructurarnos, reducir nuestros costes fijos y flexibilidad en la flota, pero también necesitamos desde el punto de vista laboral disminuir los costes", ha asegurado el todavía presidente de Iberia, Luis Gallego, en una conferencia de prensa para presentar los resultados del primer trimestre de la aerolínea.

En la actualidad Iberia tiene un erte que afecta a cerca de 14.000 personas y Vueling otro sobre 3.800 trabajadores. "Después del erte habrá que ver como ajustamos la plantilla a la capacidad con negociaciones de los distintos sindicatos con la compañía", ha explicado Gallego. Una decisión, no obstante, que dependerá de la evolución de la pandemia si se mantiene esa baja demanda o, si por el contrario apareciera una vacuna se recuperase con anterioridad.

En el primer trimestre, IAG, 'holding' que integra a Iberia, Vueling y British Airways, registró unas pérdidas de 1.860 millones de euros por el impacto del coronavirus, frente al beneficio de 70 millones del mismo periodo de 2019. "El resultado de las operaciones hasta finales de febrero fue similar al del año anterior (...) La mayor parte de las pérdidas del trimestre ocurrieron durante las dos últimas semanas de marzo", precisó Willie Walsh. El resultado antes de partidas excepcionales fue de 535 millones de euros, a las que hay que sumar 1.325 millones de euros del tipo de cambio (68 millones) y las coberturas de combustible compradas con antelación. 

El grupo, que redujo su capacidad un 94% desde finales de marzo, planea volver a volar a partir de julio al 50% durante todo el año, unos planes "que dependen del levantamiento de las medidas de confinamiento y las restricciones a los viajes". El año 2023 es la fecha que se fijan para recuperar los mismos niveles de actividad que tuvieron en 2019.

Compra de Air Europa

Noticias relacionadas

Uno de los principales dilemas en el sector en los últimos meses, tras la pandemia del coronavirus, es qué ocurrirá con la compra de Air Europa por Iberia. Una operación valorada en 1.000 millones de euros en su acuerdo que Iberia –a la espera de ser aprobada por competencia—pero que, según Luis Gallego, incluye una clausula "de ajuste de precio". "El sentido estratégico de este acuerdo sigue estando en vigor, pensamos que esta operación es buena para el hub de Madrid y para reconstruir el turismo en un grupo como IAG", ha asegurado Gallego en una conference call de presentación de resultados.

El grupo también ha anunciado este jueves que el cambio de sillones dentro de IAG, previsto para el mes de marzo pero paralizado por el coronavirus, se producirá el 24 de septiembre. Entonces, tal y como había sido anunciado, Willie Walsh dejará su cargo como consejero delegado de IAG en beneficio de Luis Gallego, mientras el actual presidente y consejero delegado de Vueling, Javier Sánchez-Prieto, sustituirá a Gallego en Iberia. Marco Sansavini, actual director comercial de Iberia, asumirá el puesto de presidente y consejero delegado de Vueling.