06 ago 2020

Ir a contenido

los efectos del covid-19

El PIB catalán se contrae un 3,9% el primer trimestre de 2020

El balance coloca las cifras a niveles del año 2000, aunque fue en 2008 cuando la crisis financiera registró un descenso superior al 4%

El Instituto de Estadística de Cataluña señala que los datos son provisionales dada la dificulat para conocer el impacto real de la crisis

Farmácia en Barcelona en el reparto de mascarillas durante el covid-19.

Farmácia en Barcelona en el reparto de mascarillas durante el covid-19.

La economía catalana ha caído un 3,9 % interanual en el primer trimestre del año debido al impacto de la pandemia del coronavirus y a las medidas derivadas de la entrada en vigor, a mediados de marzo, del estado de alarma, que ha obligado a paralizar parte de la actividad económica.

Según un avance del PIB trimestral publicado por el Instituto de Estadística de Cataluña (Idescat) el fuerte impacto de la pandemia ha dificultado calcular con precisión la evolución del avance de la economía en este trimestre. La tasa intertrimestral ha sufrido un descenso del 4,6 % y desde el año 2000 no se registraba una caída tan importante.

Si nos ceñimos a la evolución del año sí se puede encontrar un periodo tan negativo. Fue con la crisis financiera del año 2008, que dejó el índice en negativo superando una caída del 4%.

En el primer trimestre de 2020 todos los sectores económicos presentan tasas de variación interanual negativas que "reflejan una situación insólita por su intensidad", explica el Idescat. La industria, por ejemplo, presenta una caída interanual del 2,4 %, pero con impactos diferentes según las ramas de actividad, ya que hay sectores, como el de la alimentación o la farmacia, que han podido mantener una cierta normalidad.

El sector servicios presenta una contracción del 4 % por la paralización de actividades como el transporte de viajeros, la hostelería, la restauración o las actividades culturales.  Más intensa aún es la caída en el sector de la construcción, con una variación del -8,2 % respecto al primer trimestre de 2019, mientras que la agricultura mantiene la tendencia negativa de trimestres anteriores, con una tasa del -2,7 %.

Todos estos datos, sin embargo, no son definitivos. Según el Idescat, la necesidad de rediseñar los métodos de predicción de algunos indicadores para garantizar que recogen adecuadamente la nueva situación económica y de asumir "una cierta pérdida en la calidad de algunas fuentes estadísticas" comporta que se amplíe el margen de revisión de las estimaciones futuras del PIB de este trimestre.

Por ello, Idescat señaña que los datos actuales tienen carácter provisional y se actualizarán en la próxima publicación de la Contabilidad trimestral, prevista para el 11 de junio