28 may 2020

Ir a contenido

efectos del virus

La Fira pone en marcha un erte del 40% de media hasta el 31 de diciembre

La medida, que se adaptará en función de que se recupere la actividad, afecta a su plantilla de 400 personas

Agustí Sala

La Fira pone en marcha un erte del 40% de media hasta el 31 de diciembre

Fira de Barcelona ha presentado un expediente de regulación temporal de empleo (erte) debido a la imposibilidad de realizar su habitual actividad como consecuencia de las restricciones decretadas por las autoridades para paliar los efectos de la pandemia. La medida, acordada con el comité de empresa,  afecta a sus 400 empleados y supondr'ña una reducción media del 40%.

El erte contempla una reducción de jornada y salarios, con una vigencia hasta el 31 de diciembre aunque variable en función de la reactivación de la celebración de eventos. Esta medida es flexible y contempla una reducción media de tiempo de trabajo que podría llegar al 55%, aunque, de partida, la reducción media será aproximadamente del 40%. Tiene una vigencia entre el 1 de mayo y el 31 de diciembre, si bien se podrá acortar y modular en función de la recuperación de la actividad.

Tras la cancelación del Mobile World Congress (MWC), la entidad tuvo que posponer otro de los grandes salones, Alimentaria, que debía haberse celebrado la semana pasada. Todo ello ha dejado a la Fira sin apenas actividad, que se ha trasladado hacia el verano y el otoño.  

El expediente forma parte de un plan de contingencia que tiene como objetivo mantener la capacidad de reanudar la actividad tan pronto como sea factible y preservar al mismo tiempo el empleo, la solvencia y el negocio de la institución, que de no haber sido por los efectos de la crisis sanitaria actual tendría este año unos resutados excepcionales, en liniea con la facturación record de ejercicios anteriores, que el pasado año superaron los 219 millones de euros de ingresos.

En este sentido, Fira de Barcelona trabaja en posibles nuevos formatos, que pueden combinar la parte presencial con la virtual, y la reorganización de su calendario ferial con el objetivo de concentrarlo en el último cuatrimestre del año, tan pronto como las condiciones lo hagan posible. De este modo, la institución volverá a actuar, "más que nunca", como motor económico y social, así como herramienta clave para la reactivación del tejido productivo dada la gran variedad de sectores que estan presentes en sus eventos, según manifiesta en un comunicado.

Igualmente, con la finalidad de adaptar sus instalaciones al nuevo contexto, la institución está elaborando un protocolo, con la ayuda de expertos, para aplicar las máximas medidas de seguridad y prevención de cara a los trabajadores, expositores, visitantes y participantes en sus salones, que permitan adaptar y hacer compatible su celebración con las máximas garantías, y de acuerdo con las recomendaciones de las autoridades.

De este modo, Fira de Barcelona estudia la replanificación de los eventos que tenía previsto llevar a cabo durante los próximos meses como B-TravelValmont Barcelona Bridal Fashion Week (VBBFW) y Bizbarcelona, con la finalidad de celebrarlos durante el último cuatrimestre de este año, que se sumarian a otros salones ya planificados para esas fechas, como Alimentaria o Smart City Expo World Congress. Por su parte la institución ferial organizará del 24 al 31 de mayo Fira Campus Virtual, una plataforma digital que reunirá la oferta de los salones Ensenyament y Futura, previstos para el pasado mes de marzo.