Desconfinamiento

Patronales y sindicatos urgen al Gobierno a adaptar los ertes al plan de desescalada

Los empresarios del sector turístico cargan contra las medidas de Sánchez y amenazan con despidos colectivos

Trabajadores de una panadería en Valencia.

Trabajadores de una panadería en Valencia. / Miguel Lorenzo (El Periódico)

Se lee en minutos

Patronales y sindicatos han recibido con lecturas diferentes el plan de 'desescalada' del confinamiento anunciado por el presidente del Gobierno este pasado martes. No obstante, donde coinciden los agentes sociales es en pedir al Ejecutivo que adapte las medidas excepcionales de expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) al proceso gradual de desconfinamiento. Que la progresividad en la vuelta a esa "nueva normalidad" acabe desatando una nueva (y más contundente) ola de destrucción de empleo por parte de muchas empresas es algo de lo que alertan los agentes sociales.

Los representantes de los empresarios del sector turístico han sido los que más rechazo han manifestado al esquema anunciado por Sánchez. Exceltur ha considerado que este está focalizado a “aliviar las incomodidades sociales de una ciudadanía harta de la reclusión” y no a facilitar la reactivación de las empresas del sector. El lobi considera que las restricciones de aforo para hoteles y restaurantes, que permitirán entre el 30 y el 50% en las primeras fases, y la limitación de desplazamientos entre provincias impiden una “verdadera actividad turística”.

"Con este cuadro es prácticamente imposible que reabramos los negocios sin irnos directamente desde los erte por fuerza mayor a los ere o a los concursos de acreedores", ha declarado el presidente de la patronal hotelera CEHAT, Jorge Marichal. Pues considera que la desescalada del Gobierno “no será viable en la inmensa mayoría de instalaciones hoteleras” y que ello agravará las pérdidas del sector.

La patronal catalana Foment del Treball ha replicado esa demanda de que "la reactivación de la economía debe hacerse cuanto antes", aunque también ha aseverado que ello debe hacerse "en condiciones de máxima seguridad y protección para trabajadores y clientes"; según ha manifestado en un comunicado. Para combinar ambas, la entidad presidida por Josep Sánchez Llibre y la otra gran patronal catalana, Pimec, han pedido al Gobierno nuevas inyecciones de liquidez para las empresas, así como la distribución de material de prevención sanitaria en los centros de trabajo. En este sentido, la organización presidida por Josep González ha planteado que el Gobierno desgrave fiscalmente y conceda ayudas públicas para la compra de materiales de protección.

"Hay que seguir cumpliendo los protocolos"

Te puede interesar

El vocablo de "prudencia" ha sido el más repetido entre los sindicatos. "Hay que garantizar que se siguen cumpliendo los protocolos y las medidas de seguridad para impedir un nuevo repunte de los contagios", ha manifestado el secretario general de CCOO, Unai Sordo. Por su parte, el secretario general de UGT, Pepe Álvarez, ha afirmado que "hay que convertir en puestos de trabajo estables y con futuro todos aquellos que están en ERTE, convertir que las empresas que están hibernando pueden recuperar la actividad".

Las centrales ven con temor ese escenario de despidos masivos verbalizado por el líder de la patronal hotelera y para ello instan al Gobierno a pactar cuanto antes una prolongación de los incentivos aprobados para que las empresas recurran a los ertes y los trabajadores tengan acceso a las prestaciones de paro. CEOE, CCOO y UGT llevan negociando desde hace semanas con el Gobierno la adaptación de esas medidas extraordinarias, aunque de momento sin movimientos definitivos. El elevado coste para las arcas de la Seguridad Social de dichas medidas está siendo uno de los principales escollos que está marcando dichas conversaciones, según fuentes cercanas a las mismas.