28 oct 2020

Ir a contenido

Coronavirus

España activa la vuelta a casa de la industria esencial

La emergencia sanitaria ha dejado en evidencia la falta de una base industrial nacional

El Gobierno trabaja para crear una "reserva estratégica" de material sanitario

Sara Ledo

El presidente del gobierno Pedro Sánchez (c) visita este viernes las instalaciones de la empresa Hersill en Móstoles (Madrid) donde gracias al programa de reorientación de líneas industriales y producción nacional impulsado por el Gobierno han comenzado a fabricarse respiradores para la lucha contra el coronavirus.

El presidente del gobierno Pedro Sánchez (c) visita este viernes las instalaciones de la empresa Hersill en Móstoles (Madrid) donde gracias al programa de reorientación de líneas industriales y producción nacional impulsado por el Gobierno han comenzado a fabricarse respiradores para la lucha contra el coronavirus. / EFE / JUANJO MARTIN

"Una de las lecciones" de esta crisis es que España necesita "capacidad de autoabastecimiento e industria propia", reconocía esta semana el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. La falta de material para hacer frente al coronavirus ha dejado patente uno de los puntos débiles de la economía: la deslocalización industrial. España le ha visto las orejas al lobo con el covid-19 y tanto Ejecutivo como empresas se ponen las pilas para asegurar una mayor base industrial.

En España solo hay dos fabricantes de mascarillas sanitarias, la vasca Sibol y la jienense Diseños NT; una decena de productores de tests, con una producción corta, y  dos empresas de respiradores, la madrileña Hersill y la valenciana Temel. Tampoco abundan las compañías de material de protección individual, como la catalana Climax. "Antiguamente había mucho fabricante de equipos de protección nacionales, pero se empezó a llevar la industria a China y todo el mundo optó por fabricar allí", explica el director general de esta empresa que lleva 35 años en Parets del Vallès, Israel García.

No hay producción propia, pero tampoco hay grandes multinacionales que fabriquen aquí porque "no ha habido una identificación de las administraciones de que este es un sector estratégico para el país", según explica la secretaria general de la Federación Española de Empresas de Tecnología Sanitaria (Fenin), Margarita Alfonsel. En sus dos décadas al frente de la asociación, Alfonsel ha visto como se desdibujaba la presencia de la industria de material sanitario, un problema no solo nacional, sino también de las administraciones autonómicas y municipales. "La dilación en los plazos de pago de las administraciones públicas también ha hecho que muchas empresas se fueran", añade.

Y eso que la posibilidad de la llegada de un virus no se puede decir que sea una sorpresa. A parte de las elucubraciones de Bill Gates, durante años se han elaborado estrategias de seguridad en España, en Europa y en el seno de la OTAN e introducían la posibilidad de virus y bacterias, según el director de Deusto Asuntos Globales de Deusto Business School y diputado del PSOE por Navarra entre los años 2004 y 2013, Juan Moscoso del Prado. "Pero nunca se actuó en ese sentido", agrega. Mientras los países hicieron acopio de reservas energéticas, como la del petróleo en Estados Unidos, o militares, a pesar de que apenas se libran grandes batallas, nunca se actuó ante la hipótesis de que pudiera haber una 'guerra' sanitaria.

Reserva estratégica

Con el coronavirus encima, el Gobierno se ha mostrado decidido a cambiar el rumbo y relocalizar parte de esa industria esencial para autoabastecerse de cara al futuro. El ministerio de Industria, Comercio y Turismo está "ejecutando" una estrategia a partir de un análisis de la demanda, para conocer cuáles son las necesidades "a corto, medio y largo plazo", y un estudio de la oferta, para saber qué empresas tendrían capacidad de producir. 

Una de los mejores ejemplos es la Corporación Mondragón, empresa española que ha creado una nueva línea de producción de mascarillas en España. El facilitador ha sido una compra pública de 10 millones de mascarillas durante seis meses. Previsiblemente, no será la única. Sobre la mesa de la ministra Reyes Maroto y del secretario general de Industria y Pyme Raül Blanco hay otros proyectos similares "en evaluación" para ver si son factibles "a medio plazo". 

La compra de material es una de las medidas con las que trabaja el Ejecutivo para impulsar la fabricación nacional, pero también mecanismos de financiación para convencer a las empresas de adaptar su producción a través de créditos blandos o de programas de reindustrialización, como 'Reindus'. No se han planteado bonificaciones fiscales, en parte –justifican--, porque hay unos presupuestos prorrogados. El objetivo es crear una "reserva estratégica" de material sanitario que permita, esta vez sí, disponer de un estoc que cubra las necesidades a futuro, incluida la posibilidad de un rebrote de la pandemia, y fije un tejido productivo nacional.

Reindustrialización

Pero el problema excede el ámbito sanitario. Los sindicatos CCOO y UGT han pedido esta semana un cambio de modelo productivo al presidente del Gobierno. "No solo tiene que haber más fábricas de mascarillas, guantes o productos sanitarios, sino que debe haber una mayor apuesta por la industria de alto valor añadido si queremos no quedarnos atrás", expone el secretario general de CCOO Industria, Agustín Martín. Una apuesta por nuevas capacidades, como una fábrica de baterías eléctricas para mantener el liderazgo de la automoción o el dominio de las nuevas tecnologías ante la inminente llegada del 5G.

Tras la Segunda Guerra Mundial, la capacidad industrial y tecnológica sacó adelante a Europa. A esta crisis España llega con una industria en el 16% del PIB, lejos del objetivo del 20% para 2020 de la Comisión Europea de Juncker, tras una deslocalización empresarial desde los años 80 extensible a toda la Unión Europea.