comparecencia de yolanda díaz

Trabajo quiere mantener el teletrabajo y la adaptación de jornada tras el covid-19

Yolanda Díaz anuncia un aumento en el paro de 180.000 personas en los primeros 20 días de abril

El 34% de todo el empleo destruido por el covid-19 fueron jóvenes menores de 30 años

La ministra de Trabajo, Yolanda Díaz.

La ministra de Trabajo, Yolanda Díaz. / David Castro (El Periódico)

3
Se lee en minutos
Sara Ledo

La ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, ha anunciado que algunas medidas de excepcionalidad puestas en marcha por la crisis del coronavirus se mantendrán más allá del final del estado de alarma. Es el caso de la adaptación de jornada para el cuidado de familiares, los ertes de fuerza mayor o el teletrabajo, según ha precisado la ministra durante su comparecencia en la Comisión del ramo en el Congreso de los Diputados.

Díaz aseguró que los ertes de fuerza mayor "deberán mantenerse transitoriamente" durante la etapa de la crisis sanitaria y después "evolucionarán para la nuevas necesidades de las empresas". También los mecanismos de exención, reducción de cotizaciones a la Seguridad Social y la protección al desempleo durante el erte. "En la etapa posterior tendremos responder a una nueva visión del trabajo, del tiempo del trabajo y del lugar en el que lo desarrollamos", aseguró Díaz. 

La ministra hizo especial énfasis en la necesidad de mantener cuando finalice el estado de alarma la posibilidad de adaptar la jornada y reducir el horario por cuidado de menores, discapacitados o enfermos (programa 'Mecuida'). La ministra aseguró que se deberá reformular el contenido de este programa "a fin de que se consolide en el ordenamiento jurídico laboral español".

Además, ha asegurado que la figura de permiso retribuido recuperable "puede ser una posibilidad que se podrá utilizar si hay acuerdo entre empresas y los representantes isndicales". "La temática puede ser parte del periodo de consultas de un erte y habilitación a tiempo parcial como reducción jornada recuperable", añadió. Y ha recordado que el "ensayo" del teletrabajo ha abierto nuevas "posibilidades" sobre esta figura laboral. "No es una solución de emergencia" sino que "ha venido para quedarse", ha dicho. 

"Debemos abordar el tiempo de trabajo y los cuidados en una reflexión junto a la precariedad", aseguró Díaz durante una intervención en la que avanzó que en los primeros veinte días de abril el desempleo aumentó en 185.270 personas en España, mientras la afiliación a la Seguridad Social creció en 21.000. "El impacto inicial del coronavirus en el mes de marzo en el empleo en España ha sido muy duro, pero a lo largo del mes de abril la caída del empleo se ha ido conteniendo", explicó Díaz.

Desde el 12 de marzo, el desempleo registrado se ha incrementado en 484.678 personas, con dos fases diferentes. Una primera, en las últimas semanas de marzo, que supuso la llegada de 302.265 personas al paro y, una segunda, los primeros veinte días de abril, cuando el desempleo aumentó en 185.270 personas. 

La ministra aseguró que el principal instrumento para detener esta "hemorragia" del empleo han sido los expedientes de regulación temporal de empleo (erte). En total, se han presentado más de 500.000 expedientes hasta la fecha, según desveló. 

Noticias relacionadas

El impacto económico de la pandemia provocó que marzo cerrara con casi 840.000 afiliados a la Seguridad Social menos y 300.000 parados más, alcanzado el récord de ser el peor mes de la historia. Los más afectados por esta destrucción de empleo han sido las mujeres y los menores de 30 años que supusieron el 34% de todo el empleo destruido por el covid-19, según explicó Díaz que advirtió la necesidad de abordar con "seriedad" la precariedad del sistema laboral español.

Según la ministra, uno de cada 100 contratos destruidos fueron indefinidos, mientras que 14 de cada 100 eran "relaciones laborales precarias". Además, el 65% del empleo perdido en marzo responde a sectore de la hostelería, construcción, comercio y actividades auxiliares "fundamentalmente ligadas a empresas de trabajo temporal (ETTs)".  La ministra expuso la necesidad de enterrar "en el desván de la historia" esta "vergonzosa característica" del mercado de trabajo español –España es el país con más temporalidad de la Unión Europea--  para "que nadie vuelva a escuchar ese tan triste como cotidiano 'Es lo que hay'", dijo.