28 oct 2020

Ir a contenido

contratos en el súper

El comercio de alimentación se refuerza durante el confinamiento

Mercadona contrata a 600 personas en logística y apoya con servicios externos limpieza y seguridad

Mientras El Corte Inglés ha apostado por rehubicar empleados en la venta 'on line', otras firmas han incrementado los contratos temporales

Eduardo López Alonso

Un cliente pasa por caja en un Mercadona de València.

Un cliente pasa por caja en un Mercadona de València. / MIGUEL LORENZO

Las cadenas de supermercados españolas se han reforzado en estas semanas de confinamiento. Varios miles de personas han encontrado trabajo durante estos días en las cadenas de supermercados, que fruto del incremento de la demanda, el comercio electrónico y las nuevas normativas de seguridad han tenido que readaptar su organización. El gasto en productos de gran consumo ha aumentado en torno al 42% con respecto a antes del confinamiento, según datos de la consultora Kantar. Nielsen apunta a que el consumo on line de productos de alimentación se ha duplicado, con crecimientos semanales de hasta el 80%.

El director general de la asociación de supermercados Asedas, Ignacio García Magarzo, resalta que España ha desarrollado en los últimos años un modelo de distribución «muy intensivo en mano de obra» y con «elevada densidad de establecimientos», lo que ha permitido afrontar con garantías de abastecimiento y buen servicio el periodo de confinamiento. Pese a ello, desde la patronal reconocen que las cadenas «han tenido que ordenar la plantilla, establecer turnos de descanso e incrementar las medidas de seguridad». El sector de los supermercados emplea a 260.000 personas, un baluarte del empleo en España. 

«La gran incógnita ahora es saber si la actual situación durará más o menos, qué protocolos habrá en el futuro o cuál será el comportamiento del consumidor en los próximos meses», dice García Magarzo. Explica que en algunos establecimientos en China se ha establecido definitivamente el control de temperatura de los clientes, la limitación de aforos o las mamparas de protección, por ejemplo. 

Mercadona

Las estrategias seguidas por las distintas cadenas varían en función de sus propias características. El líder del sector, Mercadona, decidió reforzar las tiendas, suspender la entrega a domicilio y mantener el servicio on line desde sus almacenes especializados de Valencia y Barcelona. La cadena ha contratado en España a 600 personas para reforzar la logística y ha potenciado la limpieza y la seguridad con servicios externos (otras 2.400 personas). Los protocolos sanitarios que obligan a regular el aforo de los supermercados han requerido en ocasiones la contratación específica de personal de seguridad para regular las colas.

El Corte Inglés

En el caso de El Corte Inglés (también con comercio alimentario pese a estar en el marco de las grandes superficies) se ha implicado a toda la organización en mejorar el servicio on line y los supermercados. La reubicación de personal no ha requerido nuevas contrataciones pero sí una reorganización de calado. Fruto de ese esfuerzo de la plantilla, la cadena ha logrado ser una de las que más ha incrementado su oferta de servicios on line, tanto en alimentación como en otros productos. La entrega a domicilio se ha conseguido mantener en plazos razonables e inferiores a la mayoría de competidores. «Si la carga adicional de trabajo de estos días se sostuviera solo con el personal de alimentación, sería imposible ofrecer este servicio», reconocen en fuentes de El Corte Inglés.

On line

El alza de la demanda on line ha hecho que firmas como Dia hayan incrementado las contrataciones. En su caso, se ha llevado a cabo la ampliación de la capacidad de la venta on line con  1.000 empleados más y la transformación de ocho tiendas para la preparación de pedidos.

Contratos

En el caso de Caprabo, el número de contratos ha llegado a 700, en Condis más de un centenar y en Ametller Origen unas 90 personas (incluidas las reubicadas de otros departamentos). 

Bon Preu

En la cadena Bon Preu aseguran que han realizado 566 contrataciones entre marzo y abril, con un total de 133 contratos indefinidos y 433 temporales, para los departamentos de almacén, logística y tiendas. Es tónica general en el sector el cubrir las actuales circunstancias con contratos temporales. «La política de la empresa es hacer siempre contratos indefinidos. El 98% lo eran a finales de marzo, pero dada la incertidumbre generada por la pandemia del coronavirus se están haciendo contratos temporales como una medida de prudencia», explican fuentes de Bon Preu.

Discount

Responsables de Lidl reconocen que tras el establecimiento del estado de alarma la firma recurrió a empresas de trabajo temporal para cubrir los momentos de mayor concentración de clientes, pero que «con el paso de los días y la limitación del aforo en las tiendas no ha sido necesario prorrogar ese servicio». Algo parecido al caso de Aldi, tras haber limitado el aforo de las tiendas a 50 personas. 

On line y la proximidad 

Sobre el poso que esta situación dejará en el sector de la distribución alimentaria los expertos se muestran cautelosos. Dudan por ejemplo de que el auge de la venta en internet pueda llegar a consolidarse, al incorporar costes suplementarios que hasta antes de esta crisis siempre fueron freno suficiente para canibalizar las ventas de la eficiente red de tiendas. De hecho, pese al auge on line de las últimas semanas, Nielsen y Kantar certifican que el gran beneficiado del alza de las ventas ha sido el comercio de proximidad, especialmente los supermercados.