31 oct 2020

Ir a contenido

Varapalo económico del coronavirus

El Eurogrupo acuerda un plan de 500.000 millones frente al coronavirus

El pacto ha sido posible tras el acuerdo entre Alemania, Francia, España, Italia y Países Bajos

Calviño celebra los fondos dispuestos a favor de trabajadores, empresas y estados, que no incluirán condicionalidad

Silvia Martinez

Banderas de la UE ondean en el exterior de la sede de la Comisión Europea en Bruselas.

Banderas de la UE ondean en el exterior de la sede de la Comisión Europea en Bruselas. / YVES HERMAN (REUTERS)

Veinticuatro horas después del estrepitoso fracaso del pasado miércoles, noche en blanco incluida, los ministros de economía y finanzas de la UE han conseguido ponerse de acuerdo este jueves sobre el primer gran paquete de medidas de emergencia para hacer frente al impacto económico del coronavirus, con un volumen de liquidez de más 500.000 millones de euros. El acuerdo, una triple red de seguridad para proteger a gobiernos, empresas y trabajadores, recoge que no habrá condicionalidad macroeconómica para acceder a los préstamos del Fondo de rescate europeo, si algún país necesita liquidez para financiar los costes del coronavirus, e incluye el compromiso de explorar la creación de un Fondo de recuperación

El pacto ha sido posible pasadas las diez de la noche tras una nueva e intensa jornada de reuniones bilaterales y llamadas telefónicas al más alto nivel político. De hecho, la reunión del Eurogrupo debería haber comenzado inicialmente a las 5 de la tarde aunque se ha ido retrasando a lo largo del tarde debido a la falta de consenso. Primero se ha pospuesto hasta las 6, de nuevo hasta las 7 de la tarde y ha terminado por arrancar pasadas las 9.30 de la noche una vez que Holanda, Italia, España, Francia y Alemania habían bendecido el pacto. 

"Hemos alcanzado un buen acuerdo en el Eurogrupo, con una red de seguridad triple para trabajadores, empresas y estados en la lucha contra el COVID19" ha celebrado la vicepresidenta económica, Nadia Calviño, en la red social twitter. "Seguiremos trabajando en mecanismos comunes de financiación para la recuperación económica", ha añadido.
 

 

El ministro francés de finanzas, Bruno Le Maire, también ha valorado positivamente el que Europa se haya mostrado a la altura de la gravedad de la crisis. “Excelente acuerdo entre los ministros de finanzas europeos sobre la respuesta económica al coronavirus: 500.000 millones de euros disponibles de inmediato”, ha dicho, valorando positivamente el que Europa se haya mostrado finalmente a la altura de la gravedad de la crisis gracias al plan económico más importante y rápido adoptado jamás en su historia. Precisamente Le Maire, junto a su colega alemán, Olaf Scholz, han mediado en los últimos días para evitar un fracaso que hubiera sumido a la Eurozona en una grave crisis de credibilidad.

Satisfecho también se ha mostrado su colega holandés, Wopke Hoekstra, convertido en los últimos días en el malo de la película por las resistencias de su país a responder con solidaridad y ambición a las peticiones de los países del sur más golpeados por esta crisis. “Después de largas e intensas conversaciones en los últimos días hemos llegado a una buena conclusión. Hemos logrado un acuerdo razonable juntos para que Europa y Países bajos hagamos frente al coronavirus”, ha valorado.

Triple red de seguridad

El plan, tal y como estaba previsto, se basa en tres pilares. El primero, una línea de crédito a través del Mecanismo Europeo de Estabilidad o fondo de rescate (MEDE) por valor de 240.000 millones de euros. Los países que necesiten ayuda podrán pedir una financiación de hasta el 2% de su PIB (25.000 millones en el caso de España) a bajos tipos de interés, aunque solo para financiar los gastos sanitarios relacionados con el covid19. “El único requisito será que los Estados miembros de la zona euro que soliciten apoyo se comprometan a utilizar esta línea de crédito para respaldar la financiación nacional de los costes directos e indirectos sanitarios, tratamientos y prevención relacionados con el covid19”, ha explicado el presidente del Eurogrupo, Mário Centeno.

"Hemos sido explícitos en que solo los gastos sanitarios relacionados con el coronavirus", ha subrayado también su colega holandés sobre la solución pactada, dejando claro que en el momento en el que un país necesite financiar otros costes económicos se aplicará la regla normal y la condicionliadad macroeconómica. Una vez que los líderes de la UE respalden el acuerdo y se cumplan los trámites parlamentarios nacionales, los fondos podrían estar accesibles en un plazo de dos semanas, según ha indicado el director ejecutivo del MEDE, Klaus Regling.

El segundo pilar es el fondo de garantías del Banco Europeo de Inversiones de 200.000 millones a partir de los avales de los Estados miembros (de 25.000 millones) para apoyar a las pequeñas y medianas empresas y el tercero el nuevo Fondo de reaseguro de empleo SURE, propuesto por la Comisión Europea para financiar los ERTEs, y que contará con un montante de 100.000 millones a partir de garantías que tendrán que poner los Estados miembros. Según ha celebrado Hoekstra tras la reunión, Países Bajos ha logrado el compromiso de que el fondo solo tendrá carácter temporal, mientras dure la emergencia del coronavirus, y que su ámbito de aplicación se extenderá al sector sanitario.

Un plan de recuperacion

A estos tres ingredientes se ha sumado el compromiso de empezar a trabajar sobre un “Plan de recuperación” para impulsar inversiones y apoyar la reconstrucción de la economía europea que, según han alertado los dirigentes europeos entrará en recesión, pero sin mención a la emisión de deuda conjunta que reclamaban España o Italia para financiar conjuntamente los costes de la reconstrucción. “Rechazamos y nos seguiremos oponiendo a los eurobonos. Creemos que este concepto no va a ayudar a Europa ni a Países bajos a largo plazo”, ha insistido Hoekstra que también ha conseguido arrancar el compromiso de que este nuevo fondo será "temporal, selectivo y proporcional a los costes extraordinarios de la crisis actual y ayudará a repartir estos costes en el tiempo a través de una financiación adecuada", señala el acuerdo que no dice ni cómo se financiará ni el posible montante.

La pelota pasará ahora a la mesa de los jefes de estado y de gobiernos de la UE que serán los responsables de dar indicaciones políticas sobre "los innovadores instrumentos de financiación" y la estrategia a largo plazo a seguir. El compromiso de los gobiernos europeos menciona, no obstante, el papel central que jugará el nuevo Marco Financiero Plurianual de la UE que, según ha indicado Centeno, tendrá que reflejar el impacto de la crisis y el tamaño de los desafíos a los que se enfrenta la UE. "Esta noche, Europa ha demostrado que puede cumplir cuando hay voluntad", ha celebrado el comisario de asuntos económicos, Paolo Gentiloni.