28 sep 2020

Ir a contenido

HISTORIAS MÍNIMAS

La sidra de la Terra Ferma

RBSidra produce la bebida de manzana artesanalmente en su obrador de Preixana. Acaba de sacar al mercado también el 'cava' hecho con la misma fruta de cosecha local

Carme Escales

Andoni Riera, en su obrador de sidra en Preixana (Urgell).

Andoni Riera, en su obrador de sidra en Preixana (Urgell). / FOTO RAMON GABRIEL

De madre vasca y padre catalán, Andoni Riera nació en el municipio guipuzcoano de Mutriku, y  se crió entre el País Vasco y Catalunya. Viviendo en Sant Cugat echaba en falta algo de vida en el campo, y se propuso encontrar una casa, no demasiado lejos de Barcelona, para compaginar sus días entre la ciudad y el pueblo. La localizó en Preixana, la población de 385 habitantes en la comarca leridana de Urgell, donde Riera ya tenía un amigo, un amigo de familia agricultora, con campos de manzanos. Viendo tanta producción de manzanas, el nuevo vecino vasco se apresuró a sugerirle a su colega de trabajo: Con tanta producción de manzanas que tenéis aquí, ¿Cómo carai no estáis haciendo sidra?

De aquello hace 6 años. Y la pregunta caló. En pocas semanas, Andoni Riera y Josep Badias empezaron a realizar pruebas con cuatro cubas, una prensadora y trituradora. Dejaron fermentar el mosto y, de una a una, llenaron las primeras botellas. Empezó todo como un divertimento, pero, haciendo caso del buen resultado, los dos socios fundadores aportaron unos 4.000 euros iniciales para hacerse con un equipo de frío y la encorchadora para continuar adelante.

Dos variedades

A 300 metros de altitud, en la finca de l’Aubac de Preixana maduran las variedades Golden y Granny Smith que llegan al obrador de RBSidra. El terreno cuenta con un microclima de fríos inviernos caracterizados por la niebla y veranos de potente calor seco. “El resultado son unas características organolépticas muy propias, de sabor intenso, pero alejado de la acidez y amargor de sidras como la vasca o la asturiana”, explica Riera. Hoy él lleva en solitario las riendas de un negocio que poco a poco se va abriendo camino con un millar de botellas (de 75cl) de su sidra. La distribuye en restaurantes y tiendas de proximidad concentrados mayoritariamente en Catalunya. Riera es consciente de que por ser el primero en dar esta salida a las manzanas de Preixana le toca abrir camino en un mercado poco acostumbrado a la sidra. El pasado año apenas superó los 3.000 euros de facturación, ‘de momento, voy haciendo las paces con mi inversión’ –dice, pero el buen feedback de sus clientes le augura un paulatino despegue, sobre todo por el prometedor impulso de su nuevo producto.

El ‘cava’ de manzana

Hace un mes, Andoni Riera ha puesto en el mercado la versión espumosa de su sidra, el ‘cava’ de manzana elaborado con el método champagnoir. Lo ha bautizado con el nombre Pomarell (pretendida fusión de pomar y Lleida). Con la intención de alcanzar los 1300 envasados este primer año, el productor concentra en él grandes expectativas por la buena acogida de la bebida entre sus primeros clientes. “Una bebida más digestiva y con menos alcohol que el cava de uva” son, según puntualiza Riera, algunas de las principales ventajas de su espumoso de manzana.

Más provecho de manzanas

Aportar un valor añadido a la fruta que se produce en Lleida es una de las motivaciones de Andoni Riera. A falta de almacén, en las cámaras de la familia Torres, de Bellpuig le conservan la fruta en condiciones naturales hasta su uso.