27 sep 2020

Ir a contenido

iniciativas

Foment abre el debate para la reconstrucción postcovid-19

El 'think-tank' de la patronal catalana propone desde una renta mínima durante la transición a la normalidad a recuperar la política industrial

La organización reclama diálogo entre los partidos tradicionales para evitar el auge de los autoritarios y paliar el aumento del malestar social

Agustí Sala

Foment del Treball presenta su nuevo ’think tank’, liderado por Jordi Alberich. 

Foment del Treball presenta su nuevo ’think tank’, liderado por Jordi Alberich.  / Robert Ramos (El Periódico)

Hay. Habrá un momento en el que haya que reconstruir la economía y la sociedad tras la crisis del coronavirus. El Instituto de Estudios Estratégicos, el 'think-tank' de Foment del Treball, trabaja ya en propuestas para anticiparse a problemas y fragilidades que estaban larvadas y que el covid-19 ha hecho o hará estallar, que van desde el malestar social por un aumento del desempleo y la precariedad hasta la necesidad de una política industrial y reducir la dependencia del exterior en productos y servicios básicos, como el material médico. En un documento que han elaborado apuntan algunas soluciones como "algún tipo de de renta mínima específica para el periodo de tránsito hacia la normalidad" o planes específicos para sectores de tanto peso con el turismo y la restauración. 

"El mundo, no solo España y Catalunya, cargaba con unas fragilidades que han estallado con el virus y se han acelerado. Se trata de intentar adelantarse" porque "el contexto que nos encontraremos será, probablemente, muy distinto del que abandonamos hace unas pocas semanas, explica Jordi Alberich, coordinador del Instituto de Estudios Estratégicos, del que forman parte, entre otros, expolíticos de distintas ideologías. El 'think-tank' alerta de que "nos esperan cambios profundos e inmediatos a los que necesitamos anticiparnos para garantizar no solo la reconstrucción de los destrozos, sino que, también, la misma convivencia en democracia y la preservación de nuestro modelo económico".

Cambios económicos, sociales y políticos 

La reflexión que abre este 'think-tank' impulsado desde la patronal presidida por Josep Sánchez Llibre va más allá de "si la recuperación será en forma de 'V', de 'W' o lo que sea. Habrá que rehacer muchas cosas", económicas, sociales y políticas, afirma Alberich. El objetivo es "abrir y dinamizar un espacio de debate colectivo, plural y abierto, para responder a las acuciantes exigencias del mundo postcovid-19, y para contribuir a encaurzar ese indispensable reordenamiento de nuestra vida social y productiva.

Como punto de partida se destacan una serie de puntos para la reflexión:

Proteccionismo

Riesgo de proteccionismo. La Unión Europea (UE) tiene "la gran oportunidad" de reducir su distanciamiento con la ciudadanía y de la tendencia a que se impongan barreras comerciales mediante una profundización el proyecto común.

Deuda excesiva

Economía sobreendeudada. Todos los países se verrán forzados a aumentar su deuda para mantener el entramado productivo y apoyar a las familias. En países como España puede resultar más grave dado que aún arrastra las debilidades de la crisis del 2008.

Malestar social

Aumento del malestar social. Una tendencia que ya era creciente puede dispararse con la desparición de muchos negocios o el incremento del paro, ya que "a muchas empresa forzadas a recurrir a los ertes les resultará imposible reincorporar automáticamente a todos los trabajadores afectados. Y muchos autónomos no recuperarán el nivel de actividad previo. Por ello proponen "una renta mínima específica para el periodo de tránsito hacia la normalidad".

Radicalidad polìtica

Radicalidad política. Una parte de los ciudadanos se verán tentados a votar a opciones autoritarias si los partidos tradicionales se enzarzan tras la crisis en batallas políticas. Por ello proponen "un diálogo sincero entre los principales partidos en búsqueda de acuerdos amplios y acordes con la extrema gravedad del momento".

Sector público reforzado 

Reforzar el sector público. Ahora sí que será el momento de una reforma "para fortalecer la figura del servidor público, garantizar la provisión de bienes y servicios públicos" y abordar la "racionalización de los diversos niveles de la administración", así como avanzar en la colaboración público-privada.

Grandes empresas

Cambios en las grandes empresas. Sabiendo que serán más escrutadas, sin desatender la función de atender a los beneficios, deberán orientar su acción "hacia empleados, proveedores y al sociedad en general".

Otra globalización

Otro tipo de globalización. Sin renunciar a la globalización, esta tendrá que ser más "sensata" para reducir la dependencia del exterior y fortalecer "el abastecimiento de proximidad y una mejora de las rentas para los trabajadores nacionales".

Transformación productiva

Transformación productiva.  Actividades de tanto peso como el turismo o la restauración deberán ser objeto de "planes específicos de apoyo, así como de recolocación temporal de sus empleados.

Sector sanitario

Auge del sector sanitario. Se tendrá que plantear para afrontar a "esporádicos picos de demanda como el que venimos padeciendo", como se hace con el ejército; y encararlo todo como una oportunidad "para una nueva política industrial".

Formación

Nuevas ncesidades formativas. Por un lado deberán destinarse recurss al alumnado de colectivos de especial fragilidad y, por el otro, atender "la demanda inmediata de más personal sanitario a todos sus niveles".