14 jul 2020

Ir a contenido

MAYOR SUBIDA DE SU HISTORIA

El coronavirus se cobra casi 840.000 empleos, en el peor marzo de la historia

El paro escala hasta los 3,5 millones de personas, con la construcción y la hostelería como los sectores más castigados

La crisis del covid-19 invierte la tendencia a la recuperación de la ocupación que arrastraba la economía

Gabriel Ubieto

Imagen de archivo de unos trabajadores en una obra pública

Imagen de archivo de unos trabajadores en una obra pública / EFE / LUIS TEJIDO

La crisis del coronavirus ha barrido en dos semanas la recuperación del empleo que acumulaba el mercado laboral español de los dos últimos años. En dos semanas de absoluta excepcionalidad el covid-19 ha destruido la misma ocupación que la crisis financiera de hace una década en sus 100 primeros días. Una crisis sanitaria sin precedentes que ha dejado unos datos de empleo del mes de marzo sin precedentes: marzo del 2020 es, con diferencia, el peor mes de la historia de España en términos de ocupación. El impacto económico de la pandemia ha provocado que el tercer mes del año cerrara con casi 840.000 afiliados a la Seguridad Social menos y 300.000 parados más; según los datos publicados este jueves por el Ministerio de Trabajo. Unas cifras que, no obstante, no computan a los más de dos millones de trabajadores afectados por un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) en toda España.

En las dos primeras semanas de confinamiento, desde que el Gobierno declaró el estado de alarma el 12 de marzo hasta el 31 del mismo mes, se destruyeron en España 1,63 millones de puestos de trabajo; la destrucción de ocupación más intensa de la estadística disponible. También se crearon algo más de 710.000 empleos; lo que indica como de elástico es el mercado laboral español y que acaba dejando ese balance final de 898.882 trabajadores menos en activo. Un balance de dos semanas igual de dañino que los 100 primeros días de la crisis desatada por la caída de Lehman Brothers y que corona a marzo del 2020 como el peor mes de la historia del empleo en España. Hasta ahora ese funesto récord lo tenía enero del 2009 (el primer mes del año siempre es malo para la ocupación), con una pérdida de casi 350.000 afiliados a la Seguridad Social.

Y los sectores más afectados han sido, en términos relativos, la construcción y los servicios; entre estos últimos especialmente la hostelería. El primer impacto económico del covid-19 ha sido especialmente duro para todas aquellas actividades clausuradas por la decisión gubernamental, como el turismo, la restauración y todas sus actividades derivadas. Algo que se ha notado en la distribución territorial del balance de bajas laborales, con Andalucía como la comunidad autónoma que más empleos ha perdido. 

El "grueso" de la destrucción de empleo ya ha pasado

La ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, y el ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luís Escrivá, han salido este jueves a dar cuenta de unos datos que han calificado de "absolutamente excepcionales". Díaz ha reconocido que la cifra es "histórica", en el sentido negativo de la palabra; aunque ha recordado que no por ello España ha dilapidado toda la creación de empleo que lleva sumando desde el 2013. La bajada de la afiliación y el aumento del paro han sido muy intensos, pero España está actualmente lejos, con 3,5 millones de parados, de los más de cinco millones de desempleados que alcanzó en los peores momentos de la anterior crisis.

Escrivá ha declarado que el "grueso" de la destrucción de empleo derivada de la crisis del covid-19 ya se ha producido, especialmente en sectores como la construcción, pese a que los datos de abril pueden ahondar en el retroceso. Donde se ha manifestado más dubitativo es en la "secuencia temporal" de la recuperación del empleo destruido y que destruirá el coronavirus. Es decir, desde el Gobierno todavía no aventuran cuánto durará el retroceso y cuan de dilatado será lo que esperan que acabe siendo un "paréntesis". 

Previsiones para abril: el paro puede superar los 4 millones

El ministro Escrivá ha aventurado que lo peor de la crisis del covid-19, en términos de empleo, ya ha pasado. No obstante, ello no significa que el empleo siga a la baja y el paro al alza. La economista senior de Funcas María Jesús Fernández trabaja con proyecciones que aventuran que el mes que viene acabará con unos 400.000 afiliados a la Seguridad Social menos; lo que dejará la destrucción total de empleo desde el inicio del estado de alarma en 1,2 millones de cotizantes. Y, en términos de paro, sus cálculos sitúan el total de desempleados por encima de los cuatro millones. "Las cifras no han sido tan malas como podríamos llegar a esperar. Si no hubiera sido por la flexibilización de los ertes, esto hubiera sido una hecatombe", opina.

El catedrático de economía financiera de la UPF, Oriol Amat, da por perdido, en términos de empleo, lo que queda de año. Es decir, difícilmente el 2020 acabará con el mismo número de ocupados con el que lo empezó. "En marzo del 2021 podemos alcanzar los mismos ocupados que hubieramos tenido en marzo del 2020, pero para ello el Gobierno debe ser más expansivo en sus políticas y más ágil", sostiene. Es decir, Amat insta al Ejecutivo a extender las transferencias directas de recursos, como las aprobadas recientemente para trabajadoras del hogar o temporales despedidos. Una línea en la que trabaja el Ejecutivo por la vía del ingreso mínimo vital, según ha reiterado este miércoles el ministro Escrivá. Desde su departamento ultiman un primer despliegue de dicho subsidio para dos de los colectivos hasta ahora excluidos de ese "escudo social" que está habilitando por fases el Gobierno: los parados sin derecho a prestación y las familias sin ingresos.

Cifras de paro 

El número de parados registrados en las oficinas del Servicio Públicos de Empleo Estatal (SEPE) se disparó en 302.365 desempleados en marzo (+9,3%), su mayor repunte en cualquier mes de toda la serie histórica, debido a la crisis originada por el coronavirus, según datos del Ministerio de Trabajo y Economía Social publicados este jueves.

El volumen total de parados alcanzó así al finalizar marzo la cifra de 3.548.312 desempleados, la más alta del registro desde abril de 2017. Trabajo ha señalado que el covid-19 ha cambiado la tendencia de la evolución del paro con la que se había iniciado marzo, ya que en los 12 primeros días del mes el paro sólo subía en 2.857 personas. Marzo suele ser un mes de descenso del desempleo. En toda la serie, iniciada en 1996, solo se han registrado aumentos del paro en los marzos del periodo 2009-2012, en plena crisis económica, y ahora, en marzo del 2020, por la crisis sanitaria.

En términos desestacionalizados, el paro subió en marzo en 311.037 personas, mientras que en el último año el desempleo acumula un aumento de 293.228 personas (+9%).

En cuanto a la contratación, en marzo se realizaron 1.256.510 contratos, un 26,5% menos que en el mismo mes de 2019, de los que 145.393 fueron contratos indefinidos.

Seguridad Social

La Seguridad Social cerró el mes de marzo con un descenso de 833.979 afiliados, su mayor recorte de la historia, hasta situarse el número total de ocupados en 18.445.436, según datos del Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones publicados este jueves.

Este es el dato con el cerró el sistema a último día de mes y el que mejor refleja el impacto de la pandemia del coronavirus en la afiliación.

Si se tiene en cuenta la afiliación media, el descenso fue de 243.469 cotizantes (-1,2%), hasta un total de afiliados medios de 19.006.760 trabajadores.

'Coronavirus hoy'

Suscríbete a nuestra newsletter para conocer toda la actualidad e información práctica sobre el desarrollo de la pandemia y sus repercusiones