27 sep 2020

Ir a contenido

efectos de la pandemia

El Gobierno se propone avalar a las familias que no puedan pagar el alquiler

El Consejo de MInistros del martes estudiará una propuesta que puede afectar a 1,5 millones de familias

Max Jiménez Botías

Carteles que anuncian pisos de alquiler en Barcelona.

Carteles que anuncian pisos de alquiler en Barcelona. / Ángel, García

El Gobierno avalará los créditos de las personas que no puedan pagar el alquiler como consecuencia de encontrarse en situación de vulnerabilidad a causa de los efecto económicos del coronavirus, como pérdida temporal de empleo. Tanto el Ministerio de Transportes (Vivienda) como los de Economía y Hacienda están de acuerdo en llevar esa propuesta al Consejo de Ministros del próximo martes

Esa propuesta, no obstante, no coincide con la de Unidas Podemos, que respalda la condonación total de los alquileres en caso de que no se puedan pagar por situación de vulnerabilidad. El planteamiento que se analizará en el Consejo de Ministros es que quien no pueda pagar la renta al encontrarse en situación de vulnerabilidad podrá pedir un crédito al banco, que será avalado por el Gobierno, lo que supone que si no se puede amortizar porque el arrendatario atraviesa por problemas económicos, tendrá que hacerse cargo el Estado. El periodo de amortización será de seis años y los créditos tendrá un interés cero.

Transportes considera que ante de la crisis del coronavirus había como una 400.000 familias en España con dificultades para pagar el alquiler y que tras la crisis sanitarias, ese número ha ascendido a 1,5 millones de familias, razón por la cual es indispensable tomar medida. No obstante, el Ejecutivo está trabajando también en una definición más precisa de lo que se consideran familias vulnerables. En este sentido habrá que leer la letra pequeña del decreto en el que se incluyan los nuevas ayudas, ha precisado las fuentes consultadas.

Una línea de 300 millones

Según la Cadena Ser, el volumen e créditos avalados alcanzaría los 100 millones de euros, aunque esa es una cifra no confirmada. La aportación económica ira con cargo al Plan de Vivienda del Estado. El Gobierno ya aprobó una línea de gasto social de 300 millones de euros para las Comunidades Autónomas que se incluye en el decreto de la moratoria de las hipotecas, y que puede ampliarse con una cantidad superior, que puede servir para apoyar al alquiler, según fuentes de Transportes.

Medidas complementarias

El aval no es la única medida que está considerando el Gobierno para evitar los efectos que la crisis sanitaria está generando en la población por lo que se refiere a la pérdida de ingresos a causa de la suspensión temporal de empleo a la que se ven abocadas las empresas. En todo caso, la iniciativa que se apruebe ya no estará centrado tanto en los arrendadores como en los inquilinos. El debate parecía enfocado hacia si debían ser los grandes propietarios o los pequeños quienes corrieran con el coste que representa la condenación o moratoria del alquiler.

Lo cierto es que centrarse en ese aspecto implicaba adentrarse en un callejón sin salida, ya que hacer que los costes recayeran sobre los grandes fondos inmobiliarios y bancos tiene un alcance limitado, puesto que estos representan apenas el 4% del mercado del alquiler en España. El 96% de las viviendas en arrendamiento pertenece a pequeños propietarios. Los grandes propietarios se han manifiestado en el sentido de que sería discriminatorio condonar los alquileres que ellos gestionan, cuando en el caso de las hipotecas se ha aplicado una moratoria del pago --no una suspensión-- que los bancos podrán reclamar cuando haya pasado la epidemia.

Arbitrar medidas en este ámbito podía suponer un perjuicio para estos tenedores, que en muchos casos dependen de los ingresos de la vivienda que tienen alquilada para salir adelante.