07 abr 2020

Ir a contenido

POR EL CORONAVIRUS

La compra 'on line' en el súper se afianza

Los expertos prevén que pase del 1% al 4% tras la pandemia

Los hábitos de consumo han cambiado con el confinamiento

Eduardo López Alonso

Una usuaria realizando compras por internet.

Una usuaria realizando compras por internet.

La compra 'on line' de productos de alimentación ha crecido exponencialmente durante las últimas semanas en España y se prevé que tras la pandemia se asiente entre los hábitos de los consumidores. Según el experto en distribución y profesor del IESE José Luis Nueno, «aunque no se va a producir una explosión o auge desaforado de las ventas 'on line' tras la pandemia, sí que servirá para que su peso en la distribución pase de poco más del 1% al 4%». La opinión de Nueno la suscribe también Ignacio Biedma, analista de la consultora Nielsen. Los datos de mercado de la última semana han detectado un incremento de la venta a través de internet de productos de gran consumo del 59,9%.

Situació excepcional

El crecimiento solo se ha visto bloqueado por la incapacidad de las cadenas de asumir el alza acelerada de la demanda. «Es una situación excepcional», explica Josep Ametller, director general de la cadena de supermercados Ametller Origen. «Todas las cadenas de distribución somos empresas omnicanal, pero nunca se había dado una circunstancia más adecuada para impulsar el comercio electrónico que este desgraciado brote de coronavirus. Supondrá un cambio de paradigma para el sector comercial en el futuro», reconoce.

'On line', colapsado

La situación ha demostrado que las cadenas de distribución y sus métodos de envío a domicilio no están preparados para generalizar la compra 'on line'. Los periodos de entrega de mercancía son de entre una semana y más de 20 días. «En la situación actual, será difícil que a corto plazo el e-commerce sea capaz de superar el 2% de cuota de mercado por la precariedad de la planificación de las cadenas», considera Biedma, por lo que aconseja que a corto plazo la mayoría de ellas se centren especialmente en abastecer las tiendas y mimar a los consumidores. «Habrá que ver en el futuro, pero es previsible que los hábitos de compra cambien, que ciertas barreras que había hasta ahora se superen en poco tiempo», añade.

Un supermercado antes del brote de coronavirus. 

Pablo de la Rica, responsable de estudios en la asociación Aecoc, opina que «hay consumidores que no compraban 'on line' y que han empezado a hacerlo y que es posible que repitan durante el confinamiento. El freno inicial que supone familiarizarse con una web, hacer la primera lista de la compra o introducir datos personales se habrá vencido». 

Nuevos hábitos de consumo

El confinamiento de la población también ha descubierto nuevos hábitos de consumo. Tras una primera etapa de acaparamiento que traía de cabeza a las cadenas de distribución, se han producido cambios. En Ametller Origen, por ejemplo, han detectado que tras las grandes compras de legumbres, arroz y papel higiénico se ha pasado a vender más huevos, por ejemplo. En concreto el 40% más, se supone que para la elaboración de repostería en casa.

Productos discrecionales o de capricho

Según Nueno, a partir de ahora «se van a vender más categorías de productos discrecionales o de capricho». Después de una compra de aprovisionamiento toca hacerse con chocolate y ese tipo de productos que aligeran la monotonía alimentaria del encierro preventivo.

Pescado

En Mercabarna han notado ya que las ventas de pescado se han desplomado en torno al 40%, y las frutas, hasta el 10%. Para Nueno, el pescado será uno de los más afectados en estas semanas de cambio de hábitos. La reducción de visitas a la tienda y la costumbre rota de la compra de los viernes de pescado fresco hace que la gestión del producto sea más complicada.