30 mar 2020

Ir a contenido

por el coronavirus

IKEA presenta expediente de regulación de empleo (erte)

La empresa recurre a esta medida como consecuencia del cierre total de las tiendas

Eduardo López Alonso

Imagen de un trabajador de Ikea en uno de los centros logísticos.

Imagen de un trabajador de Ikea en uno de los centros logísticos. / AFP/JEFF PACHOUD

La multinacional sueca IKEA ha anunciado este martes que ha presentado un expediente de regulación de empleo (erte) que afectará al 83% de la plantilla, que integran unas 8.000 personas. Quedará excluido el personal de administración, el del centro de Valls de atención al cliente y el personal vital en un contexto de cierre de los centros de venta. El servicio de manteninimento y seguridad queda excluido del erte. El trámite legal se ha presentado este 24 de marzo (con fecha de inicio el día 14 de marzo del 2020). La fecha de finalización dependerá de cuando acabe el estado de alarma. Algunas fuentes apuntan a que la firma complementará el salario hasta el 100% de los empleados incluidos en el erte, aunque la negociación ha estado abierta hasta el último momento y podría cambiar si la situación se prolonga.

Fuentes de la compañía consideran que el cierre de las tiendas por el coronavirus obliga al cierre "por causa mayor". Todas las tiendas de la firma de mobiliario y complemento para el hogar están cerradas, independientemente de su formato comercial. La compañía cree que esta suspensión temporal, contemplada dentro de las medidas incluidas en el real decreto por parte del Gobierno, "es la única y mejor alternativa para mantener el empleo y garantizar la estabilidad de la compañía".

Durante la mañana de este martes, la compañía estudiaba los detalles de la medida y la forma de abordarla, con dudas en su forma de aplicación al ser contraria al espíritu y políticas de comunicación tradicionales de la firma. 

Este expediente se debe a la actual situación existente en IKEA, derivada de la suspensión de apertura al público de los locales y establecimientos minoristas, establecido en el Artículo 10 del Real Decreto 463/2020, de 14 de marzo que declaró el estado de alarma para la gestión de la situación de crisis sanitaria ocasionada por el Covid-19. 

Sobre las medidas, la compañía ha estado estudiando otras opciones: "Es cierto que hemos presentado el erte a las autoridades pero todavía tiene que aprobarse. En cualquier caso, el fin último de las decisiones que se tomen será salvaguardar la estabilidad financiera de todos nuestros empleados y  minimizar los posibles perjuicios que esta situación nos vaya a causar", aseguraron fuentes de IKEA. Resaltaron, no obstante, que la dirección sigue abierta a buscar cualquier salida colectiva que "permita mantener los compromisos y demostrar la misión y valores de IKEA". 

La dirección de IKEA dijo que "a pesar de esta situación excepcional", la compañía se compromete a no hacer ningún despido. "En IKEA siempre trabajamos de acuerdo con nuestros valores y nuestra idea de negocio, que son los elementos que nos guían en cualquier situación, incluida en esta tan excepcional en la que nos encontramos. Tomaremos las medidas necesarias para demostrar que las personas son lo más importante y hacen de IKEA lo que es hoy en día", aseguraron fuentes de la dirección de IKEA.