07 abr 2020

Ir a contenido

efectos del coronavirus

Foment acusa al Gobierno de "condenar" a las empresas al no aprobar una moratoria fiscal

La patronal catalana afirma que mantener las obligaciones tributarias en la actual crisis aboca a cierres y pérdidas de empleo

Agustí Sala

Foment acusa al Gobierno de "condenar" a las empresas al no aprobar una moratoria fiscal

Foment del Treball endurece sus críticas al Gobierno. La patronal catalana considera que el hecho de no aprobar una moratoria fiscal "condena" a las empresas. En un comunicado, la organización presidida por Josep Sánchez Llibre tacha de "totalmente insuficientes" las medidas aprobadas este martes por el Consejo de Ministros.

A su vez recuerda que todos los sectores económicos claman por una suspensión temporal de la obligación de presentar las declaraciones y liquidaciones de impuestos, en especial del IRPF, IVA y sociedades en la actual situación de estado de alarma por la propagación del coronavirus. Recuerda que en Catalunya se ha producido "una movilización sin precedentes" en favor de una moratoria fiscal.

A juicio de Foment, no aplicar una suspensión en las obligaciones fiscales "condena a las empresas" y puede "desbaratar la capacidad de recuperación de la economía y de la ocupación".

Foment reprocha que el Ejecutivo se haya limitado a recordar la primera medida que aprobó, permitir aplazar durante seis meses las deudas tributarias de hasta 30.000 euros que, a juicio de esta organización solo tenía sentido "en un primer momento", cuando no se preveía la magnitud de la crisis sanitaria. En este sentido destacan la prolongación del estado de alarma, como consecuencia de una situación extraordianaria .

"No tiene sentido que las empresas tengan que buscar financiación con el apoyo de avales del Estado y que, en cambio, no se haya facilitado la liquidez por la suspensión de las declaraciones y liquidaciones tributarias", afirman la patronal catalana. Es, destacan, "una crisis sanitaria y económica de carácter sistémico y mundial". No aplicar moratorias fiscales puede significar, argumentan, "que las consecuencias en el cierre de empresas y pérdidas de puestos de trabajo serán muy graves".

Foment recuerda que la OCDE, que agrupa a los países más industrializados, ha recomnendado medidas de este tipo, implementadas ya por algunos estados y haciendas autonómicas, como la Generalitat, que han acordada aplazar las obligaciones que afectan a los tributos propios y los cedidos.

También el Registro de Economistas Asesores Fiascales (REAF) ha mostrado su "gran desilusión" después de que el Gobierno haya evitado aprobar una moratoria fiscal pese a ser "una petición razonable". Según el presidente del  Consejo General de Economistas, Valentí Pich, l decisión del Ejecutivo "puede interpretarse como una falta de sensibilidad" con empresas y profesionales. Y reprocha a la administración central que niegue "herramientas de fácil implementación y bajo coste que podrían ser de gran ayuda para garantizar su supervivencia, facilitándoles liquidez con algo tan sencillo como ampliar los plazos de las autoliquidaciones tributarias y de los pagos de las cuotas de la Seguridad Social; lo que sería especialmente importante para aquellos que, a duras penas, están intentado mantener la actividad –máxime con la extensión del estado de alarma 15 días más–, y a los que podría parecer que están dejando en una situación de desamparo".