30 may 2020

Ir a contenido

El dia después de la pandemia

La crisis del coronavirus deja en el aire la recuperación de los salarios

El diálogo social entre patronal y sindicatos queda parado por la pandemia y debates como la derogación de la reforma laboral o las revisiones salariales pactadas en los convenios deberán esperar

Gabriel Ubieto

la ministra de Trabajo y Economia Social, Yolanda Diaz, y los representantes de patronal y sindicatos

la ministra de Trabajo y Economia Social, Yolanda Diaz, y los representantes de patronal y sindicatos / DAVID CASTRO

La actual pandemia del coronavirus ha cerrado escuelas, centros de día, fábricas, hoteles y restaurantes por todo el país, también ha paralizado la agenda legislativa del Gobierno, así como la negociación colectiva entre patronal y sindicatos. La crisis abierta por el covid-19 y sus perniciosos efectos sobre la economía deja en el aire la tendencia al alza que arrastraban los salarios desde el 2019 y la consecuente recuperación de poder adquisitivo para los bolsillos de los trabajadores, tras una década de grises ascensos, cuando no retrocesos. Todo diálogo entre Gobierno, patronal y sindicatos al margen del coronavirus ha quedado suspendido, como la relación laboral de centenares de miles de trabajadores afectados por expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) en las últimas semanas.

La fotografía del día después del confinamiento es una incógnita para los agentes sociales. La prioridad en torno a la que se han conjurado por ahora patronales y sindicatos es en mantener el empleo. "Si acabamos el año con el mismo número de ocupados que con el que lo comenzamos será una buena noticia", apunta la secretaria de acción sindical de CCOO, Mari Cruz Vicente. "Si se puede salvar la temporada turística la recuperación será más rápida. Aunque en el medio plazo me preocupa la industria", apunta el secretario general de UGT, Pepe Álvarez.

"Claramente las previsiones de creación de empleo que se hacían a principios de año deberán revisarse. En cualquier caso, es importante evitar que la economía se pare", declara el presidente de la CEOE, Antonio Garamendi. El factor ocupación es clave en la variable salarios, pues cuanto más dañina en términos de empleo sea la crisis del coronavirus, más complejo será para los agentes sociales abordar otras cuestiones desde las mesas de diálogo social. CEOECepymeCCOO y UGT tienen pendiente abordar las referencias salariales del nuevo Acuerdo Estatal de Negociación Colectiva (AENC) para los próximos tres años. La horquilla pactada hasta ahora era de entre el 2% y el 3% y los convenios colectivos pactados durante el 2019 cumplieron con lo acordado. Su incremento medio fue del 2,3%, el más alto en la última década.

¿Es posible compatibilizar unos incrementos salariales al alza y la recuperación de la ocupación? "Sería un error considerable que los salarios no siguieran subiendo. Es necesario para mantener el consumo interno y sin este no habrá crecimiento", replica el secretario general de UGT. "Se puede compatibilizar, aunque todo el mundo vamos a tener que hacer un esfuerzo y la prioridad es mantener el empleo", reconoce la dirigente de CCOO.

Desde la patronal no entran a valorar dicho escenario. "Los salarios van aparejados tanto a la situación particular de las empresas como a la productividad. Es pronto para saberlo, puesto que no sabemos hasta donde llegará esta situación de frenazo económico", afirma Garamendi. Ahí el dirigente patronal reitera la demanda empresarial de aplazamiento de impuestos y garantías de financiación para evitar que los cierres temporales de empresas no se convierten en definitivos. 

Derogación en pausa de la reforma laboral

De la misma manera que el coronavirus ha paralizado la negociación colectiva, también ha dejado en barbecho las reformas del marco laboral pretendidas por el Gobierno. Ampliar la ultraactividad, recuperar la prioridad aplicativa del convenio sectorial sobre el de empresa o limitar la subcontratación y sus condiciones son los principales temas que la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, prometió tener legislados en una primera fase de la legislatura; que antes del coronavirus apuntaba como tarde en septiembre.

Los sindicatos leen esos cambios según la variable salarios, ya que los consideran claves para mantener el empuje al alza de los sueldos tras la pandemia del covid-19. "Derogar la reforma laboral es algo que no necesita de recursos públicos y evita que las empresas tiren a la baja los salarios", apunta la secretaria de Acción Sindical de CCOO. La patronal, por su lado, tira de la variable empleo. "Si algo ha puesto en evidencia la actual crisis sanitaria, es que las empresas necesitan marcos laborales flexibles para adaptarse a cualquier eventualidad y que su actividad y el empleo sufran lo menos posible. Una vuelta a un marco más rígido hará más difícil crear empleo necesario tras esta crisis", afirma el presidente de CEOE.