30 mar 2020

Ir a contenido

efecto del decreto de alarma

Grandes cadenas de restauración dejan de pagar el alquiler de sus locales

Algunos grupos han enviado cartas a los propietarios justificando su decisión por "fuerza mayor"

Los gestores negocian con sus inquilinos rebajas de precios o condenación temporal de las rentas

Max JIménez Botías

Restaruante de Kentuky Fried Chicken en Las Ramblas de Barcelona.

Restaruante de Kentuky Fried Chicken en Las Ramblas de Barcelona.

La restauración y el comercio son actividades económicas que se resiente particularmente por el estado de alarma provocado por el coronavirus: el cierre de establecimientos implica una fuerte caída de ingresos en mayor proporción que los costes. Una derivada de esa situación es que las grandes cadenas de restauración --especialmente las relacionadas con la comida rápida-- han comenzado a comunicar a la propietarios que dejarán de pagar las rentas y plantea una renegociación de los precios que pagan por el alquiler de los locales comerciales que ocupa. 

"Tenemos inquilinos que han dejado de pagar las rentas y otros que piden renegociarlas", ha comentado Miquel Laborde, socio de la firma de intermediación inmobiliaria Laborde Marcet en una videoconferencia con periodistas. "estamos rebajando alquileres en un 50% cuando la situación lo requiere o condonando la deuda temporalmente, porque muchos de estos inquilinos no tendrán ingresos para pagar el alquiler", ha agregado Laborde. Pero algunos grandes operadores de restauración están enviando cartas a los propietarios en las que anuncian que dejarán de pagar el alquiler por la situación "de fuerza mayor" generada por el coronavirus.

Se trata de una situación que ya ha llegado a diferentes organismos del sector inmobiliario. Las Cámaras de la Propiedad Urbana están atendiendo múltiples consultas, tanto de propietarios como de inquilinos respecto a qué atenerse ante las dificultades para el pago de los alquileres de locales afectados por el cierre del negocio, así como de personas que por las circunstancias actuales han registrado un importante recorte de sus ingresos y prevén que no podrán afrontar el pago del alquiler de la vivienda donde viven.

El Consejo de Cámaras de la Propiedad Urbana de Catalunya, atendiendo a las circunstancias extraordinarias, recomiendan a sus asociados la máxima sensibilidad ante la situación, y que se analice cada caso en particular para facilitar un acuerdo entre propietario e inquilino, con el fin de aplazar o reducir total o parcialmente las rentas a las personas en situación de vulnerabilidad social y económica durante la situación de alarma. "No todos los casos son iguales. No es la misma situación la de las grandes marcas de restauración que la de los pequeños comerciantes", precisa Marcet.

Las marcas de moda, a la cola

Junto a las grandes cadenas de restauración y pequeños negocios, el sector inmobiliario relacionado con el 'retail' espera que sean las grandes marcas textiles, que ocupan un elevado porcentaje de los locales comerciales del centro de la ciudad las que planteen renegociar sus alquileres. "No hace tanto tiempo que ya lo hizo Inditex", ha comentado Gerard Marcet, el otro socio de la inmobiliaria, quien espera que las grandes cadenas de moda sigan los pasos ya dados por otras actividades. "Los propietarios que tiene locales alquilados por estas cadenas de moda, prefieren mantenerlas como arrendatarias, puesto que son buenos clientes. Es previsible que se presten a la negociación, como ya se está haciendo con otros inquilinos más pequeños", agrega.

El impacto económico del cierre de locales no es fácil de precisar, pero para un restaurante en una zona céntrica de Barcelona el cierre de puertas durante un mes puede significar el beneficio del año. "Si el cierre se prolonga durante dos meses, el impacto puede ser impredecible", según señala Laborde.

Merlin perdona deudas

Ante la situación actual, algunos grandes tenedores han decidido avanzarse a la inevitable negociación. Merlin Properties, la mayor socimi de España, ha decidido aprovechar su papel de líder del sector para condonar el 100% de la renta a todos los comercios y hoteles que tiene como inquilinos y cuya actividad el Gobierno ha ordenado cerrar, dentro de las medidas del estado de alarma. Esta decisión, que la socimi ha empezado a comunicar ya tanto telefónicamente como por carta, beneficiará al 77% de sus inquilinos dentro del segmento 'retail' y a los dos hoteles que tiene en cartera: el Novotel ubicado en un edificio de uso mixto que posee en la calle Diagonal 199 (Barcelona) y el Eurostars ubicado en una de las Cuatro Torres,¡ de Madrid.

Junto con el comercial, el sector hotelero es el otro que más seriamente percibe el impacto económico negativo. Han tenido que cerrar las puertas y es previsible que dejen de facturar durante dos meses. "Según el impacto que tengan por esta caída de los ingresos tendrán que replantearse su situación", ha comentado Laborde, quien reconoce que la firma de operaciones se ha parado en la actividad inmobiliaria de Barcelona, porque no es posible firmar los contratos ante notario, pero no el interés de los inversores por realizar operaciones en la ciudad. No tiene miedo a que la situación se prolongue indefinidamente, aunque es verdad que están ofreciendo precios entre un 10% y un 15% más bajos de los que ofrecía hace un mes", comenta.

Escenario controlable

Asimismo, la firma destaca que la crisis sanitaria se puede convertir en económica si la actividad de las empresas queda bloqueada durante más de lo previsto. "Barcelona es una ciudad con una economía que depende, en gran medida, del turismo. Si sectores como la moda, la hostelería y la restauración no vuelven a generar ingresos y empleo antes del inicio del verano, sí podríamos llegar a una situación económica crítica. No obstante, si la evolución del Covid-19 sigue los pasos que ya se han dado en China, estamos ante un escenario controlable en un par de meses", gregan.