29 oct 2020

Ir a contenido

Crisis del coronavirus

Los afectados por ertes en Catalunya superan los 210.000 trabajadores

El Departament de Treball de la Generalitat registra casi 17.000 empresas con un expediente de suspensión en curso por el coronavirus

Gabriel Ubieto

Escaso trafico en la salida por la Diagonal con motivo a la crisis del coronavirus (covid 19).

Escaso trafico en la salida por la Diagonal con motivo a la crisis del coronavirus (covid 19). / Jordi Cotrina (El Periódico)

La cifra de trabajadores afectados por un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) sigue subiendo y ya supera las 210.000 personas suspendidas solo en Catalunya. Un total de 16.957 empresas han registrado desde que se declaró el estado de alarma un expediente de suspensión en las oficinas del Departament de Treball de la Generalitat, según datos publicados este sábado por el mismo. La posibilidad de registrar telemáticamente estos procesos habilita que la estadística de damnificados por la crisis del coronavirus no cese durante el fin de semana y la previsión es que siga subiendo durante los próximos días.

Los afectados por erte en Catalunya ya representan más de la mitad de las personas en paro que había en dicho territorio antes de declararse el estado de alarma (395.214 desempleados, según los datos de febrero). Un total de 210.332 trabajadores están involucrados en un erte justificado por las distorsiones ocasionadas por el covid-19 sobre la economía. La cifra de afectados ha aumentado el 38,2% respecto a la registrada el viernes, cuando se produjo el repunte más acusado (+369%) en lo que va de pandemia. Las medidas excepcionales publicadas el pasado miércoles en el Boletín Oficial del Estado (BOE) han disparado el número de empresas que han recurrido a un erte para reorganizar sus plantillas.

Firmas como Nissan han sido de las últimas en sumarse a una lista con nombres como SeatGestampFicosa o Continental. El parón decretado en los dos grandes gigantes en Catalunya de la automoción ha arrastrado a su perímetro de proveedores, aunque también sectores como los call centers, la restauración o el turismo están engrosando la estadística.