24 oct 2020

Ir a contenido

PLAN CONTRA EL COVID-19

Bruselas congela las reglas fiscales para que los gobiernos puedan gastar más

La Comisión Europea suspende el Pacto de Estabilidad y Crecimiento que limita el déficit y la deuda pública al 3% y 60% del PIB

Silvia Martinez

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen.

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen. / ETIENNE ANSOTTE (DPA)

La Comisión Europea ha suspendido este viernes la aplicación del Pacto de Estabilidad y Crecimiento (PEC) con el objetivo de permitir a los Estados miembros aumentar el gasto público e inyectar todo el dinero que necesiten en sus respectivas economías para hacer frente a las consecuencias de la pandemia provocada por el coronavirus. Se trata de la primera vez en la historia en la que Bruselas activa “la clausula general de escape” prevista en las reglas fiscales europeas para permitir a los gobiernos saltarse de forma temporal sus obligaciones en cuanto a la reducción del déficit público en caso de un choque grave. 

“El coronavirus tiene un impacto dramático en nuestra economía. La mayoría de los sectores se han visto golpeados. El confinamiento es necesario para contener el virus pero también ralentiza considerablemente nuestra economía. La semana pasada dije que haría lo necesario para apoyar la economía. Hoy puedo decir que hemos mantenido nuestra palabras”, ha explicado la presidenta de la Comisión Europea, Úrsula von der Leyen, durante el anuncio de la decisión por medio de un video publicado en las redes sociales. 

La alemana ha insistido en que nunca en la historia del Pacto de Estabilidad se había aplicado esta medida que ya recibió el visto bueno de los ministros de economía y finanzas de la Eurozona en la reunión por teleconferencia del pasado lunes y tiene todavía que ser aprobada formalmente por los Estados miembros. “Significa que los gobiernos nacionales pueden inyectar en la economía tanto como que necesiten. Flexibilizamos las reglas presupuestarias para que puedan hacerlo”, ha recordado sobre una medida que permitirá a los gobiernos incumplir los esfuerzos fiscales requeridos y superar el límite del 3% de déficit y del 60% de deuda para revitalizar la economía. 

En la misma línea se hanpronunciado su comisario de asuntos económicos, Paolo Gentiloni, que ha justificado la medida en que se trata de “una crisis diferente a las anteriores” que requiere “una respuesta común y nueva”, y también el presidente del Parlamento Europeo, David Sassoli, porque permitirá “proteger a los ciudadanos”. Hasta ahora son varios los países que han anunciado ingentes planes de estímulo, como España, para hacer frente a una epidemia que podría situar a la UE, según alertó la Comision Europea la semana pasado, en recesión a finales de este año con una contracción del 1% del PIB. 

Flexibilidad de ayudas de estado

La segunda gran medida económica adoptada por la Comisión Europea esta semana se refiere a la flexibilización de las reglas sobre ayudas de Estado para apoyar a los sectores y empresas más afectadas por la crisis del coronavirus. Concretamente, la decisión permitirá a los gobiernos autorizar ayudas de hasta 500.000 euros en subvenciones directas.  “Las reglas de ayudas de estado que adoptamos son las más flexibles que hemos tenido nunca. Ayudarán a empresas y empleos”, ha recordado la alemana apuntando a hoteles, restaurantes, empresas de transportes y pymes en general.

El nuevo marco temporal también autorizará las garantías de estado para los préstamos bancarios a empresas, permitirá los créditos públicos a tipos de interés subsidiados y permitirá canalizar subvenciones a la economía real a través de los bancos. Al hilo de esta decisión, von der Leyen ha celebrado la inyección de 750.000 millones de euros anunciada por el Banco Central Europeo y ha recordado que el presupuesto europeo también ayudará a hacer frente al coronavirus con el nuevo fondo de 37.000 millones de euros.