30 mar 2020

Ir a contenido

propuestas contra el brote

Los administradores concursales proponen posponer los concursos de acreedores hasta septiembre

La asociación profesional Aspac propone paralizar los procesos por insolvencia hasta que pase la emergencia sanitaria

Eduardo López Alonso

Un miembro de la Cruz Roja camina por una calle de Ourense (Galicia), vacía a causa del confinamiento por el coronavirus.

Un miembro de la Cruz Roja camina por una calle de Ourense (Galicia), vacía a causa del confinamiento por el coronavirus. / EFE / BRAIS LORENZO

La Asociación Profesional de Administradores Concursales (ASPAC) reclamó este jueves "medidas urgentes de protección" empresarial frente a las insolvencias que se van a producir durante la actual crisis de coronavirus. Entre las medidas que afectan directamente a este colectivo figura la petición de "la prórroga de los plazos para la presentación del concurso de acreedores, posponiendo dicha obligación hasta septiembre". Paralelamente, sugieren que "tal y como se actuó con el tratamiento del deterioro de las existencias de las compañías inmobiliarias en la última crisis económica del 'ladrillo'", sería conveniente "que todas las pérdidas generadas por las empresas desde la promulgación del Real Decreto, mediante el que se declara el estado de alarma, no sean tenidas en cuenta a los efectos de los cómputos del desbalance de los Fondos Propios de las compañías que les obliguen a liquidar o concursar". 

Además, los administradores concursales proponen que los impagos posteriores a la declaración de este no permitan el devengo de intereses de mora, sino únicamente intereses ordinarios. Por otro lado, propone una deducción especial del 20% de las cantidades invertidas por las empresas en activar el teletrabajo.

Todas estas medidas de urgencia deberían ir aparejadas a la flexibilización y aplazamientos de deudas tributarias y de Seguridad Social, con una concesión automática para las Pymes a tipo de interés cero de las deudas tributarias en periodo voluntario, cuyo vencimiento se produzca durante el estado de Alarma y en los tres meses siguientes.

Para las sociedades, plantea el pago a cuenta a pagar en abril de aquellos que lo calculasen en función de la cuota del año anterior, con la posibilidad de cambiarlo a la otra modalidad en función del resultado del ejercicio.