Mercado laboral

Los trabajadores españoles, los terceros menos 'cualificados' de la UE

La falta de inversión pública, una ineficiente conexión entre la escuela y el mercado de trabajo y el elevado abandono escolar son algunas de las causas en las que coinciden los expertos

Formación profesional en Seat.

Formación profesional en Seat.

3
Se lee en minutos
Gabriel Ubieto
Gabriel Ubieto

Redactor

Especialista en Mercado laboral, empresas, pensiones y las diferentes derivadas del mundo del trabajo

Escribe desde Barcelona

ver +

Los trabajadores españoles son los terceros menos 'cualificados' de toda la Unión Europea (UE), solo por detrás de Grecia Italia. Así lo constatan los datos referentes al 2020 publicados recientemente por el Centro Europeo para el Desarrollo de la Formación Profesional (Cedefop); que dan al sistema español una puntuación de 31 sobre 100. La falta de inversión pública, una ineficiente conexión entre la escuela y el mercado de trabajo y el elevado abandono escolar son algunas de las causas en las que coinciden las diferentes fuentes consultadas.

España no mejora sus registros anteriores

El Cedefop mide la habilidad o cualificación ('skills', en inglés) de los trabajadores no tanto en la cantidad de títulos acumulados, sino en función de cuan habilidosos son, así como consiguen conectar sus conocimientos con las demandas del mercado laboral. En este sentido, España apenas ha mejorado sus registros en los últimos años. El pasado estudio del Cedefop, referente al 2018, daba a España un 23 sobre 100; en última posición, compartida con Grecia. "Nos encontramos ante la paradoja de que nunca habíamos tenido tantos titulados universitarios, pero muchos de ellos acaban en un trabajo para el que están sobrecualificados", apunta el profesor de economía del trabajo de la UB, Joan Antoni Alujas.

Dicha paradoja se conoce como la "sobrecualificación aparente", pues el hecho de tener a personas con formación universitaria recolocados en posiciones para las que no tienen una formación específica provoca un resultado productivamente ineficiente. Además, de una "frustración individual importante", según remarca el secretario de trabajo de CCOO de Catalunya, Ricard Bellera. Una falta de conexión entre oferta y demanda que lleva reprochándole Bruselas a España en sus últimas evaluaciones del semestre europeo y que explica, en parte, la persistencia de altas tasas de paro en el presente ciclo expansivo del empleo.

La falta de una prospección sobre que perfiles demandará el mercado laboral a medio y largo plazo es, según Bellera, uno de los motivos de los malos resultados en el índice del Cedefop. "Los agentes sociales debemos participar más activamente", reivindica la secretaria de Igualdad y formación profesional de UGT de Catalunya, Eva Gajardo. Lo que también se acaba traduciendo en una pérdida para la Seguridad Social, según apunta el investigador de la UB, ya que la inversión educativa no se traduce en una mayor productividad.  

Abandono escolar otra vez al alza

Noticias relacionadas

La falta de cualificación media de los trabajadores españoles se explica por un enfoque ineficiente, aunque también por una falta de formación. Gajardo señala los preocupantes altos índices de abandono escolar. Este ha vuelto a repuntar en el presente ciclo de crecimiento económico, pasando del 17% en el 2018 al 19% en el 2019; según los últimos datos de Idescat. La inestabilidad política que vive tanto Catalunya como el conjunto de España durante los últimos años no ha contribuido a mejorar dichos registros. Pues los recortes no revertidos en materia de inversión pública en educación y la falta de una estrategia definida en materia de formación profesional son, según señala Bellera de CCOO, uno de los principales lastres para mejorar las 'skills' de los españoles.

Y la conexión entre habilidades y mercado laboral no solo falla entre los más jóvenes, sino también en los que hace años que abandonaron la escuela y precisan de una formación continuada. "El gasto en políticas activas de empleo sigue siendo bajo y tiene una efectividad limitada", le recriminaba la Comisión Europea a España en su última evaluación, en febrero de este año. Las cifras de los servicios públicos de empleo en cuanto a solución para los desempleados tampoco ayudan. "En el 2018, el porcentaje de parados que encontraron un trabajo mediante los servicios públicos de empleo continuó siendo del 3%, el más bajo de la Unión Europea (UE)".