Medidas contra el coronavirus

El Gobierno asume la propuesta de patronal y sindicatos para agilizar los ERE temporales

CEOE, Cepyme, CCOO y UGT firman un documento conjunto para, entre otros, reducir de 15 a 7 días el periodo máximo para cerrar una suspensión temporal de empleo vinculada al covid-19

Los presidentes de CEOE y CEPYME, Antonio Garamendi y Gerardo Cuerva, y los secretarios generales de UGT y CC OO, Pepe Alvarez y Unai Sordo, junto a la ministra de Trabajo el 22 de enero.

Los presidentes de CEOE y CEPYME, Antonio Garamendi y Gerardo Cuerva, y los secretarios generales de UGT y CC OO, Pepe Alvarez y Unai Sordo, junto a la ministra de Trabajo el 22 de enero. / David Castro

Se lee en minutos

R. M. Sánchez / G. Ubieto

El Gobierno ha mantenido este jueves una reunión con patronal sindicatos, en la que han discutido medidas extraordinarias para abordar la problemática laboral por el coronovirus. CEOECepymeCCOO y UGT han instado al Ejecutivo abordar una nueva regulación de los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTEs) incidiendo, de manera muy particular, en la causalidad vinculada a los efectos de coronavirus, la simplificación de los procedimientos y el acortamiento de los plazos de resolución dentro de la necesaria seguridad jurídica. Los agentes sociales han publicitado la complicidad del Ejecutivo con dichas medidas y fuentes del Ministerio de Trabajo admitieron predisposición.

Según lo acordado entre patronal y sindicatos, las medidas adoptadas por las Administraciones por motivo de salud pública, como el cierre de centros y la cancelación de actividades, las restricciones a la movilidad de las personas o mercancías, el aislamiento para evitar el contagio o la carencia de suministros, entre otros, podrán justificar los ERTE por fuerza mayor. Patronales y sindicatos instan a priorizar las medidas de flexibilidad internas, como la reorganización del calendario o la redistribución de la jornada laboral. No obstante, han instado al Ejecutivo a aprobar dichas reformas en la mayor brevedad. Fuentes consultadas de Moncloa no estudian, actualmente, la convocatoria de un Consejo de Ministros extraordinario para dar luz a nuevas medidas.

Con el objetivo de agilizar los trámites en caso de que una empresa deba suspender su producción, los agentes sociales han solicitado formalmente al Gobierno que reduzca de manera extraordinaria los periodos de consulta para negociar un ERTE de 15 a siete días, tal como han explicado fuentes conocedoras. También han solicitado la clarificación de los supuestos de causa mayor vinculados con el coronavirus. Y que se extienda la exoneración de cotizaciones a la Seguridad Social por parte de las empresas y la no consumición del subsidio de paro para los trabajadores afectados a los supuestos de ERTE por causas productivas. Todo ello siempre que las compañías que recurran a dichos mecanismos puedan acreditar una afectación clara de su actividad fruto del coronavirus.

Patronal y sindicatos también ha planteado al Gobierno que, en caso de que una empresa carezca de comité de empresa, sean los sindicatos mayoritarios en el sector quienes negocien las condiciones del ERTE; no una comisión ad hoc de trabajadores.

A cargo de un fondo extraordinario

Te puede interesar

Otra de las medidas que patronal y sindicatos le han hecho llegar al Gobierno, en un documento enviado en la mañana de este jueves y consensuado entre las partes a última hora del miércoles, es que la cobertura para los trabajadores que deban someterse a aislamiento, fruto del contagio o de la enfermedad por el covid-19, perciban desde el primer día el 100% de su salario. El Gobierno ya avanzó una cobertura del 75% para dichos casos, en asimilación a una baja por accidente de trabajo, y los agentes sociales le han exigido ampliarla. Y que dicho coste no repercuta en las arcas de la Seguridad Social, sino que se acabe costeando mediante un fondo extraordinario.

Sobre la casuística concreta de los trabajadores fijos discontinuos, la Seguridad Social debe garantizar su acceso a las prestaciones por desempleo sin exigir un periodo de carencia y asegurando el contador a cero.