Lagarde advierte del riesgo de una crisis como la del 2008 por el coronavirus

La presidenta del BCE alerta a los Gobiernos de la necesidad de medidas urgentes y contundentes

La autoridad monetaria prepara iniciativas para facilitar financiación barata y liquidez al sistema

Lagarde advierte del riesgo de una crisis como la del 2008 a causa del coronavirus. / RALPH ORLOWSK / REUTERS / VÍDEO: EUROPA PRESS

2
Se lee en minutos
P. Allendesalazar

La epidemia de coronavirus amenaza con provocar una crisis semejante a la de la Gran Recesión del 2008 en ausencia de una respuesta urgente y coordinada. Con esta inusitada contundencia lo advirtió este martes la presidenta del Banco Central Europeo (BCE), Christine Lagarde, durante la videoconferencia que mantuvieron los líderes de la Unión Europea (UE). "(Salvo que se adopten medidas decididas) veremos un escenario que nos recordará a muchos de nosotros al de la Gran Crisis Financiera del 2008", advirtió la francesa, según ha revelado a la agencia 'Bloomberg' una fuente conocedora del encuentro. 

Frente a los mensajes públicos tranquilizadores de ministros europeos como Nadia Calviño, Lagarde ha lanzado así en privado la advertencia más severa hasta la fecha por parte de un alto cargo comunitario sobre los posibles efectos de la crisis sanitaria en la actividad. Italia, apuntó, es por ahora el país más golpeado, pero el impacto probablemente se contagie a otros países. Si las autoridades no actúan de forma valiente, alertó, se corre el riesgo de que se produzca un "colapso de parte" de las economías europeas, pero si la respuesta es adecuada el 'shock' probablemente sea temporal.

El objetivo de Lagarde era urgir a los Gobiernos a dejar las dudas atrás. De hecho, alabó las iniciativas adoptadas en algunas áreas, pero advirtió de que eran necesarias más. Desde mucho antes del estallido de la crisis sanitaria, el BCE viene alertando a los países y a Bruselas de que el margen de la política monetaria para estimular una economía europea que renquea desde mediados del 2018 es cada vez más escaso y que era el momento de activar iniciativas de estímulo fiscal. El coronavirus ha elevado la necesidad de estas acciones de gasto presupuestario.

Margen escaso

El consejo de gobierno del BCE se reunirá este jueves en Fráncfort en el encuentro ordinario que celebra cada mes y medio para revisar la política monetaria. El mercado espera que tome medidas, tras la escalada de contagios en Europa y después de que la mayoría de los bancos centrales, incluidos la Reserva Federal estadounidense y el Banco de Inglaterra, haya adoptado estímulos de forma urgente y sin esperar a sus encuentros programados. El problema es que, tras las iniciativas excepcionales que tomó el pasado septiembre, la institución europea tiene menos margen de actuación que la mayoría de sus homólogos.  

Noticias relacionadas

Lagarde explicó en la videoconferencia que el BCE está contemplando todas las alternativas que tiene disponibles de cara a la reunión de este jueves, particularmente las que pasan por proveer financiación "superbarata" y por asegurar que no se produce un problema de liquidez en el sistema. La exdirectora gerente del Fondo Monetario Internacional, eso sí, insistió en que estas iniciativas solo serán efectivas si los Gobiernos actúan también para garantizar que los bancos sigan prestando a las empresas en las zonas afectadas. 

Los analistas creen posible que la autoridad monetaria recorte los tipos de forma adicionalmente, pero tiene un margen limitado para hacerlo. El tipo de referencia lleva en el 0% desde marzo del 2016, mientras que la facilidad de depósito (el interés que se impone al dinero que los bancos depositan en la institución) está en negativo desde junio del 2014, lo que implica que las entidades reciben menos dinero del que dejan. Esta última lleva en el -0,5% desde septiembre y no se descarta algún recorte adicional. El grueso de las medidas, con todo, puede ir por un aumento del programa de compra de deuda pública y privada desde los actuales 20.000 millones de euros mensuales y una mejora de las líneas de liquidez barata a los bancos.