24 oct 2020

Ir a contenido

consecuencias del coronavirus

El Santander manda a teletrabajar a unos 10.000 empleados en Madrid

El Banco de España también ha recomendado el trabajo remoto a su plantilla

La CNMV insta a las empresas a estimular la asistencia a distancia a las juntas de accionistas

P. Allendesalazar / S. Ledo

La sede central del Banco Santander, en la localidad madrileña de Boadilla del Monte.

La sede central del Banco Santander, en la localidad madrileña de Boadilla del Monte. / DAVID CASTRO

El Santander ha "pedido" a los en torno a 10.000 empleados de sus sedes corporativas en Madrid que teletrabajen durante los próximos 15 días, en línea con la recomendación de los gobiernos central y autonómico por la crisis de coronavirus. Además, el banco ha instado a sus accionistas a participar en la próxima junta del 3 de abril aprovechando los canales de "asistencia remota, es decir, sin presencia física" y ha anunciado una línea de liquidez para pymes y autónomos de créditos preconcedidos a un año por importe de 20.000 millones de euros.

El consejo de administración del Santander se reunió ayer lunes en sesión extraordinaria para analizar la situación generada por la enfermedad y sus planes de contingencia, dirigidos a prevenir el contagio y asegurar que el banco siga prestando sus servicios con normalidad. El teletrabajo en Madrid se suma a otras medidas adoptadas ya por la entidad en las últimas semanas en todos los países en los que opera, como limitar los viajes que no fueran imprescindibles y evitar las reuniones con un número elevado de empleados.

El banco también ha anunciado que sus filiales en cada país en los que opera irán desvelando medidas para apoyar a sus clientes. En esta línea se enmarcan los 20.000 millones en créditos preconcedidos anunciados por su unidad en España, con los que pretende "garantizar la liquidez a corto plazo" de las pymes y los autónomos ante los impactos económicos de las medidas de contención del coronavirus y dar a las empresas afectadas "mayor flexibilidad en la gestión de su flujo de caja". Asimismo, se ha comprometido a "analizar en detalle cualquier necesidad de financiación que puedan tener sus clientes, independientemente del sector de actividad".

Medidas para la asamblea

El consejo también aprobó una serie de medidas relativas a la junta, después de determinar que, "a día de hoy", la mejor opción es mantener la fecha prevista, "tras haber evaluado en detalle las ventajas e inconvenientes que conllevaría una posible cancelación de la misma o su retraso hasta una fecha posterior por determinar". La asamblea ha reunido otros años a más de 2.000 personas en el Palacio de Exposiciones y Congresos de la ciudad de Santander. En concreto, ha reforzado los canales de asistencia remota, ha dejado la puerta abierta a habilitar "equipos y locales" para seguirla a distancia, y ha explicado que, "si fuera necesario, la disposición de las salas donde se celebrará será modificada, así como la distancia mínima entre cada asiento" con el fin de proteger la salud de los asistentes.

"La salud de nuestros empleados, clientes y accionistas es de máxima prioridad para el banco y en las últimas semanas hemos tomado una serie de iniciativas para proteger su bienestar al tiempo que aseguramos que el banco sigue operando con normalidad", ha afirmado en una nota Ana Botín, presidenta del grupo. "Rogamos a todos los accionistas que planifiquen su participación por canales a distancia o se pongan en contacto con la línea de atención al accionista si necesitan ayuda. Esta decisión es coherente con nuestro objetivo de proteger la salud de todos nuestros grupos de interés ('stakeholders') y de asegurar que nuestros accionistas pueden ejercer plenamente todos sus derechos", ha añadido respecto a la junta. 

Otras instituciones

El Banco de España también ha recomendado a todos los empleados cuyo trabajo no exija su presencia física en las diferentes sedes de la institución que continúen el desarrollo de sus tareas desde sus domicilios. Esta decisión se aplicará progresivamente a partir de este miércoles, estará vigente durante los próximos quince días, y podrá ser revisada en función de cómo evolucione la extensión del coronavirus. La medida se suma a otras ya adoptadas por la institución, como la suspensión, al menos hasta el 20 de abril, de los viajes de trabajo internacionales a las áreas calificadas de riesgo elevado (China, Corea del Sur, Japón, Singapur y norte de Italia), así como la restricción, salvo causas muy justificadas, de los desplazamientos al resto de países. El organismo supervisor también decidió suspender las visitas a sus edificios y los eventos con una participación prevista de más de diez personas. 

La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), por su parte, ha instado a las empresas a fomentar la asistencia remota a las juntas de accionistas previstas para los próximos meses, a raíz de "diferentes consultas" efectuadas al organismo supervisor. La institución, así, ha instado a "estimular cuanto sea posible" la asistencia por representación en lugar de presencialmente y ha pedido a las compañías que maximicen la utilización de mecanismos de asistencia remota. "Si estos medios están disponibles y resultan efectivos, puede incluso ser factible una junta general íntegramente telemática", ha destacado.

También ha subrayado que diversas firmas cotizadas han decidido este año no invitar a empleados, proveedores y otras personas no accionistas, así como suprimir "actividades sociales e incentivos menores que tradicionalmente fomentan la asistencia de accionistas o de invitados (cóctel o recepción previa o posterior, entrega de pequeños obsequios con ocasión de la junta, etc.)". El organismo presidido por Sebastián Albella, asimismo, considera "razonable posibilitar la asistencia telefónica o por videoconferencia de los administradores u otras personas obligadas a estar presentes en la junta general que, por motivos de salud o eventuales restricciones de viaje, no puedan asistir personalmente".

Más empresas

El BBVA, por su parte, ha anunciado que un empleado de su sede central de Madrid se ha contagiado del coronavirus, por lo que ha procedido al cierre del área donde trabajaba, así como de algunos espacios comunes como medida preventiva. El grupo ha activado medidas adicionales tras las recomendaciones de este lunes de las autoridades. Así, está fomentando el teletrabajo de sus empleados de los servicios centrales y prevé flexibilizar los horarios de los trabajadores que, por sus funciones, deban acudir a sus instalaciones. Estas iniciativas se suman a otras ya adoptadas, como restringir los viajes en general y prohibirlos a las zonas de riesgo, el aplazamiento del día del inversor previsto para el 24 de marzo, o la habilitación de una sala de contingencia de tesorería. 

Telefónica, por su lado, ha decidido facilitar y potenciar el teletrabajo para todos sus trabajadores, con especial énfasis en aquellos compañeros con hijos en edad escolar y en colectivos de riesgo. A través de una carta en su web, su presidente, José María Álvarez-Pallete, ha anunciado que esta medida se suma a otras como la cancelación de viajes o el fomento de jornadas flexibles. Además, para sus clientes, incrementará sin coste adicional para los clientes Fusión y clientes móvil de Movistar con 30 GB adicionales cada mes, durante dos meses. Además, incrementará de manera gratuita la oferta de entretenimiento, especialmente con contenidos infantiles y eventos deportivos, a través de su aplicación Movistar + Lite. 

Orange también ha determinado que todos los empleados que tengan hijos menores de edad en la Comunidad de Madrid y que necesiten teletrabajar durante los días que dure el cierre de los colegios podrán hacerlo. La operadora ha tenido conocimiento este martes de un segundo caso de contagio entre los trabajadores que ya estaban en cuarentena desde el lunes. La persona afectada está en su casa, con síntomas leves y seguimiento médico.

Mapfre, en la misma línea, ha anunciado que va a facilitar el teletrabajo de forma prioritaria a aquellos padres y madres de Madrid y el País Vasco con hijos menores de doce años o con hijos con situaciones especiales, así como con personas mayores dependientes a su cargo. Asimismo, flexibilizará la jornada laboral para encajar otras situaciones, así como la concesión de permisos y vacaciones. Las medidas estarán en vigor quince días y se ampliarán a otras comunidades en función de las decisiones que tomen las autoridades.

Naturgy ha extendido la opción de teletrabajo para todos aquellos empleados con hijos menores de 16 años, así como para aquellos que tengan personas dependientes a su cargo, y la flexibilidad horaria en toda España. Además, la energética, que celebra el próximo 17 de marzo la Junta General de Accionistas de la compañía, recomendará el seguimiento de la misma a través de la página web y facilitará la delegación de voto para todos sus accionistas para reducir al mínimo su presencia física en la asamblea.