08 ago 2020

Ir a contenido

impacto global de la epidemia

Desplome de las bolsas y del petróleo por el coronavirus

El Ibex se anota un retroceso de más del 6% al inicio de la semana mientras que las bolsas de París y Londres caen un 6 y un 8%

La caída del crudo y el coronavirus arrastran a las bolsas europeas. En la foto, la bolsa de Madrid. / DAVID CASTRO / VÍDEO: EFE

El contagio del pánico por el coronavirus se ha trasladado a los 'parquets', y los futuros apuntan a desplomes de en torno al 8% en los índices europeos. El Ibex-35 ha comenzado la semana con un retroceso de casi el 7%, hasta situarse por debajo de los 8.000 puntos, en lo que supone la mayor caída desde que se inició la crisis del coronavirus. Las acciones más castigadas son las del Banc Sabadell, con una caída del 10,63%, seguidas de Accione (-9,24%), Ferrovial (-8,4%) y IAC (-7,59%).

Todos los mercados de renta variable de Europa están teñidos de rojo. La bolsa de París también ha caído un 5,71%. En Londres ha sido aún peor y su parqué se ha hundido un 8%. En Asia, la primera sesión semanal también ha sido negra, con un descenso de más del 5% en el Nikkei de Tokio.

El temor al avance del coronavirus causa un lunes negro en las bolsas asiáticas. En la foto, un ciudadano con mascarilla pasa frente a un cartel con información del índice Nikkei, en Tokio. / KIMIMASA MAYAMA / EFE / VÍDEO: EFE

Las bolsas del Golfo también se ha visto afectada. Desde su apertura este lunes el colapso del petróleo ha hecho que los mercados bursàtiles de desplomaran. A mediodía, la Bolsa de Ryad, la más grande del Golfo, había caído un 7,9%.

También se ha producido un desplome del petróleo. En el mercado ha sentado muy mal que el cártel de países exportadores, la OPEP, y Rusia no alcanzaran el viernes un acuerdo para redurcir la oferta de crudo en unos 1,5 millones de barriles diarios.

El barril de Brent, la calidad de referencia en Europa, ha llegado a caer un 30%, hasta los 30 dólares, registrando su mayor caída desde 1991. Los temores a una guerra del precio del crudo a nivel mundial, sumados a los temores por el coronavirus, han puesto muy nerviosos a los inversores. Tras el descenso de dos dígitos del inicio, la cotización se ha mantenido en negativo, con un retroceso de en torno al 8%.