FERIA EN BARCELONA

Advanced Factories impulsa la industria colaborativa 4.0

Los expertos coinciden en que la actual revolución industrial digital solo es posible con alianzas empresariales

Más de 16.000 profesionales participan en una feria tecnológica centrada en robots, 3D e inteligencia artificial

Un brazo robótico de la firma KUKA, en la feria Advanced Factories.

Un brazo robótico de la firma KUKA, en la feria Advanced Factories. / JORGE GIL

3
Se lee en minutos
Eduardo López Alonso
Eduardo López Alonso

Periodista.

Especialista en distribución, comercio, industria, lobis, empresas, farmacéuticas, sector inmobiliario, telecomunicaciones, innovación, logística, infraestructuras, consumo, transporte, energía, sostenibilidad...

Escribe desde Barcelona

ver +

La robotización y las tecnologías 3D de fabricación se han convertido en herramientas imprescindibles para la industria del futuro pero ninguna empresa es capaz de afrontar en solitario su adopción. La industria debe ser colaborativa o no será. Fue esa una de las conclusiones del ciclo de conferencias abierto este martes en la Advanced Factories, una feria de innovación para la industria con mayúsculas y en el que participan más de 16.000 profesionales de la industria hasta el jueves. En el recinto ferial del CCIB, junto al Forum, y en un espacio limitado pero bien adaptado a las necesidades de los 350 expositores, Barcelona vuelve a tomar el pulso de la tecnología y la economía 4.0. 

Robots e impresoras 3D son el centro de esta propuesta ferial dirigida a profesionales, cabeza de lanza de la revolución digital a la que están abocadas las empresas que quieran sobrevivir en los próximos años. 

Momento de la inauguración por parte de Àngels Chacón. JORGE GIL

La 'consellera' de Empresa i Coneixement de la Generalitat, Àngels Chacón, y la tercera teniente de alcalde de Barcelona, Laia Bonet, fueron las protagonistas de la inauguración con un llamamiento a las empresas industriales a liderar una transformación tecnológica en todos los sectores y a potenciar el talento como clave del desarrollo del futuro. El director general del salón, Albert Planas, instó a "descubrir" en la feria "las herramientas que incorporarán las líneas de fabricación en los próximos años". 

Y una de las estrellas de esta feria son los robots, esos brazos articulados programables capaces de acelerar procesos industriales. Comentaba Fernando Sánchez, consejero delegado en España de KUKA, multinacional alemana líder mundial de brazos robóticos para automoción, que los brazos robóticos son el instrumento más polivalente en esa necesidad de flexibilidad en los procesos de producción. Sergio Martín, director general de ABB Robótica en España, reiteraba también la idea general de que "nadie es capaz de solucionar todos los retos en solitario en la industria actual".

"Colaboración", pedía en la inauguración la directora general de industria, Mari Paz Ramos, para facilitar la innovación, mientras Laia Bonet, teniente de alcalde de Barcelona, instaba a la transformación rápida de la industria en la línea del 22@. "Es necesario transformar los polígonos industriales en industria limpia, cambiar la Zona Franca, la zona industrial de la Verneda o Buen Pastor en nuevos 22@". Chacón recordaba que esas transformaciones tienen que afectar también a las pequeñas y medianas empresas, en un mundo cada vez más interconectado. 

Muestra de productos fabricados con tecnología 3D. JORGE GIL

Noticias relacionadas

Y la feria es sobre todo conexión, puesta en común y desarrollo conjunto de proyectos. Y además de la robotización y la incorporación de herramientas de inteligencia artificial para evaluar los procesos, la tecnología 3D parece estar ya en una nueva etapa de crecimiento. HP es una de esas multinacionales que ha visto en la fabricación aditiva una línea de negocio de grandes posibilidades. En aras de la sostenibilidad del planeta, fabricar allí donde se vende resulta especialmente adecuado. En opinión de Jaume Homs, responsable de ventas para España y Portugal de la división 3D de HP, la tecnología 3D es una apuesta de futuro aunque reconoce que "no va a suponer la sustitución de los procesos mecanizados o de inyección". Vamos a una industria colaborativa, colaboración entre proveedores y clientes, entre empresas y competidores.

Sin mascarillas a la vista, la crisis del coronavirus planeó en las conversaciones de todos los presentes en la feria. Con ligeras reticencias al estrechón de manos, vencidas por la cordura, la 'chinadependencia' evidenciada ha hecho más patente a los directivos que es necesario diversificar las fuentes de materias primas ante un mundo cada vez más globalizado y sujeto a recurrentes amenazas climáticas y hasta de salud. Y que las empresas industriales deben ganar flexibilidad para adaptarse a entornos cambiantes e imprevisibles. Y en ese objetivo, los robots y la fabricación 3D tienen argumentos de peso para crecer.