06 abr 2020

Ir a contenido

impuestos

El Gobierno reconoce una propuesta de Sanidad para subir la fiscalidad del tabaco

Montero admite que el Ministerio ha puesto "una propuesta encima de la mesa"

El Periódico

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, tras el Consejo de Ministros del 11 de febrero.

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, tras el Consejo de Ministros del 11 de febrero. / EFE / Juan Carlos Hidalgo

La portavoz del Gobierno, María Jesús Montero,  ha reconocido que hay una propuesta de Sanidad para subir la fiscalidad del tabaco ante "el repunte" de su consumo. "El Ministerio de Sanidad hay una propuesta encima de la mesa, dentro de un paquete de medidas, en los que se plantea el aumento de impuestos al tabaco", ha explicado en la Cadena Ser la también ministra de Hacienda, pese a afirmar que ahora mismo están "centrados en la fiscalidad ambiental y en aquellas cuestiones que pueden ser disuasorias de aquellas conductas con impacto medioambiental".

Este jueves, el ministro de Sanidad, Salvador Illa, ya anunció que a lo largo de la legislatura se va elaborar un Plan Integral de Reducción del Tabaquismo, en el que, entre otras medidas, se contemplará la ampliación de los espacios 'sin humo' a coches o espacios deportivos al aire libre, o la subida de la fiscalidad al tabaco y a los productos relacionados con el mismo como, por ejemplo, los cigarrillos electrónicos.

Ante la comisión del ramo del Congreso, Illa recordó que los precios del tabaco en España se encuentran entre los "más bajos" de Europa, con un precio medio de la cajetilla de aproximadamente cinco euros, frente a los 10 euros que tienen en otros países europeos. "Tenemos margen para equipararnos a buena parte de nuestros socios comunitarios", ha aseverado, para comentar que la Organización Mundial de la Salud ya ha señalado que la subida de los precios es una de las medidas "más eficaces" para la reducción del consumo de tabaco, y que un aumento de los precios del 10 por ciento permitiría reducir en un cuatro por ciento el consumo de tabaco en las clases medias y altas, el cual llegaría a un cinco por ciento entre los colectivos más desfavorecidos y hasta en un 18 por ciento en el caso de los jóvenes de 14 años. Unas medidas que, tal y como ha asegurado Illa, serían de "alto impacto" para los menores y los jóvenes que inician el consumo de tabaco.