03 jul 2020

Ir a contenido

Final de la batalla de Damietta

Naturgy se va de Egipto después de ocho años de litigios

La gasista recibirá 550 millones de euros en efectivo más los activos de fuera del país

El Ciadi había fallado a favor de la española después de que esta demandara a Egipto

Sara Ledo

El presidente de Naturgy, Francisco Reynés, en una imagen de archivo.

El presidente de Naturgy, Francisco Reynés, en una imagen de archivo. / EMILIO NARANJO (EFE)

La compañía gasista española Naturgy ha llegado a un acuerdo para salir de Egipto y dar portazo a ocho años de litigios por la planta de licuefacción de Damietta, sin funcionamiento desde el 2012 ante la negativa de la empresa pública egipcia EGAS de suministrarle gas. 

El pacto, que supone la disolución de Unión Fenosa Gas (UFG), participada a partes iguales por Naturgy y la italiana Eni, se basa en la valoración de esa compañía en 1.365 millones de euros (1.100 millones de los activos en el país árabe y alrededor de 265 millones de los activos de fuera del país). Naturgy recibirá un pago en efectivo de 550 millones de euros, así como la mayoría de activos fuera de Egipto, excluyendo las actividades comerciales de UFG en España.

El cierre de la operación, que se completará previsiblemente durante el primer semestre de 2020, supondrá la salida de Naturgy de Egipto y el fin de su 'joint-venture' con Eni, no teniendo obligación futura de comprar GNL de este país. "Este es un paso importante para reducir gradualmente la exposición de la compañía a los contratos de aprovisionamiento de gas, y resuelve una situación compleja que se había demorado desde 2012 en la planta de Damietta y que requería importantes recursos", ha explicado la compañía. 

Macroproyecto egipcio

En el año 2005, Naturgy inauguró su mayor proyecto en el exterior hasta ese momento, una instalación de licuefacción en la localidad egipcia de Damietta participada en un 80% por la catalana y Eni (UFG) y en un 20% por las firmas egipcias de gas y petróleo, EGAS y EGPC. Pero, en el año 2012, se paró su funcionamiento porque la empresa pública egipcia dejó de suministrar gas alegando un supuesto estado de excepción derivado de la Primavera Árabe.

Entonces, Naturgy emprendió una batalla legal en varios frentes, entre ellos, una demanda contra EGAS ante la Corte de El Cairo y otra contra el Estado de Egipto ante el Ciadi porque su empresa pública no abonó los preceptos acordados entre ambas partes. En ambos casos, el fallo fue favorable a la compañía española. El tribunal internacional obligó a Egipto a pagar 1.500 millones a Naturgy 'por un trato injusto', pero la compañía ha optado por llegar a un acuerdo y cerrar una tormentosa batalla que ha durado casi una década.