01 abr 2020

Ir a contenido

Trayectos largos

Vuelos en litera, la nueva apuesta de Air New Zealand para la clase turista

El proyecto planifica dotar las cabinas con seis literas para que los viajeros puedan descansar por un coste adicional

El Periódico

Vuelos en litera, la nueva apuesta de Air New Zealand para la clase turista. / AIR NEW ZEALAND

La aerolínea Air New Zeland ha desvelado este miércoles un nuevo proyecto que permitirá a sus usuarios poder viajar tumbado en clase turista durante las rutas de larga distancia. La empresa de bandera neozelandesa ha explicado que hace tres años que trabaja en el prototipo del producto.

"Tenemos una enorme cantidad de trabajo en desarrollo para buscar innovaciones en productos que podamos ofrecer en todas las cabinas. Uno de los inconvenientes para los viajeros de clase económica en vuelos de larga distancia es que no pueden estirarse", ha explicado el director de mercadotecnia de Air New Zeland, Mike Tod. 

La compañía aérea ha registrado la patente del diseño bautizado como ‘Economy Skynest’, que consiste en un módulo con tres literas a cada lado, cada una de ellas de hasta dos metros de longitud por 58 centímetros de ancho. Las camas incluirían sábanas, mantas y almohadas, además de cortinas para dar privacidad y los viajeros pagarían un coste adicional de su asiento regular para poder utilizar este servicio.

 

Garantizar la seguridad

La aerolínea ha revelado también que ha realizado pruebas del prototipo con más de 200 pasajeros y tripulantes, cuyas impresiones han sido "sobresalientes". No obstante, el proyecto se enfrenta a algunos desafíos para obtener la certificación regulatoria, ya que el diseño tiene dificultades para garantizar la seguridad de los pasajeros en caso de choque, motivo que ya ha frenado otras propuestas de asientos en el pasado.

El jefe de programas de la aerolínea, Kerry Reeves, ha explicado que obtener la certificación del producto es un desafío definitivo, incluso en comparación con sus innovaciones anteriores, como el 'Economy Skycouch', que permite que una fila de asientos de clase turista se convierta en un sofá después del despegue.

Air New Zealand ha dicho que la decisión final sobre el producto se tomará el próximo año después de que haya evaluado el rendimiento de la ruta Auckland-Nueva York, un trayecto de 17 horas y 40 minutos de duración, uno de los itinerarios en avión más largos del mundo.

Sigue a El Periódico en Facebook