04 jul 2020

Ir a contenido

HISTORIAS MÍNIMAS

Miel líquida más tiempo

Sonicat-Systems S. L. patenta un sistema que logra quebrar los cristales de la miel con ultrasonidos. El proceso conserva sus propiedades mejor que con las técnicas habituales

Carme Escales

Estela Pacheco e Iratxe Perales, cofundadoras de Sonicat-Systems S. L., junto a la máquina que han patentado y que ya están probando diferentes productores de miel.

Estela Pacheco e Iratxe Perales, cofundadoras de Sonicat-Systems S. L., junto a la máquina que han patentado y que ya están probando diferentes productores de miel. / MANU MITRU

Trabajando en una consultora especializada en proyectos de I+D+i (Envisyo Global), Iratxe Perales, química industrial y Estela Pacheco, ingeniera electrónica, dieron con una necesidad en el mercado. “Hablando con apicultores conocimos su problemática para resolver la cristalización de la miel, para tratar de ampliar el tiempo en que este producto natural permanece líquido”, explica Estela Pacheco.

“Aproximadamente el 90% de la miel que se consume en España, especialmente la comercializada por las grandes marcas, ha pasado por un proceso de calentamiento a 80ºC antes de ser envasada, para evitar que la miel cristalice en el bote en unos meses”, explican. “Pero vitaminas, encimas y otros compuestos que dan lugar a sus beneficiosas propiedades –antibióticas, antiinflamatorias o reguladoras de la digestión- son muy sensibles al calor, y el calentamiento los degrada”, añaden. Con tal premisa sobre la mesa, las dos emprendedoras buscaron la manera de lograr un procedimiento alternativo sin impacto negativo en la composición de la miel. Han creado una máquina –LIQUAM es su nombre comercial registrado- que utiliza ultrasonidos de alta potencia para romper los microcristarales de azúcar presentes en la miel y evitar así su posterior cristalización.

Presión sin calor

Las ondas acústicas se convierten en ondas de presión que quiebran los cristales por efecto mecánico, y no térmico como se produce con los tratamientos habituales. “La máxima temperatura alcanzada con nuestro sistema son 50ºC, por lo que los atributos y nutrientes de la miel cruda se conservan”, puntualizan. “El resultado, además, prolonga hasta más de un año el tiempo en que la miel se mantiene líquida, lo cual permite mantener estocs en mejores condiciones. Mientras que sin ningún tipo de tratamiento, dependiendo del tipo de miel, puede tardar solo unas pocas semanas en cristalizar”, concreta Iratxe Perales.

Han sido tres años y medio de investigación del efecto de los ultrasonidos previos al inicio del desarrollo de esta puntera tecnología para la industria de la miel. En el 2014, Perales y Pacheco fundaron la empresa Sonicat-Systems S. L. que nacía como spin-off de Envisyo Global. Han participado en los programas de aceleración del IQS Tech Next y en el Cornellà Open Future, y en el marco de este último recibieron uno de los Premis Metropolitans de Suport a la Innovació 2019. También han obtenido otros reconocimientos como el Innovation Prize EIT FOOD, para start-ups agroalimentarias de Europa.

Hasta el momento han invertido unos dos millones en su proyecto y sus primeros ingresos –en torno a los 100.000 euros en el 2019- han llegado del alquiler de sus máquinas para que las empresas prueben su eficacia, como ya han hecho en Rumanía y España. Para el 2021 esperan estar superando ya el medio millón de euros de facturación y tener en el mercado tres tamaños de su máquina, para apicultores y cooperativas y tamaño industrial para envasadores.

Seis en plantilla

Estela Pacheco e Iratxe Perales creen en la innovación como canal para conseguir una alimentación más sana, segura y saludable. Actualmente son 6 en plantilla y cuentan con las instalaciones y ayuda de personal de la empresa madre de su spin-off.