Resultados

Repsol perdió 3.816 millones en 2019 por su ajuste para ser más 'verde'

La compañía depreció sus activos más 'sucios' en diciembre por valor de 4.800 millones de euros

La petrolera prevé lanzar un programa de recompra de acciones vinculado a la reducción del 5% del capital

El consejero delegado de Repsol, Josu Jon Imaz, inaugura una estación de recarga de vehículos eléctricos.

El consejero delegado de Repsol, Josu Jon Imaz, inaugura una estación de recarga de vehículos eléctricos.

Se lee en minutos

Sara Ledo

Récord histórico de pérdidas para Repsol. La compañía registró en 2019 un resultado neto negativo de 3.816 millones de euros, debido a los ajustes realizados para sentar las bases de la nueva orientación estratégica que tiene como objetivo alcanzar las cero emisiones netas en el año 2050.

El resultado, comparado con los 2.341 millones de euros alcanzados en 2018, refleja fundamentalmente una corrección de 4.849 millones en el valor contable de algunos activos. Un ajuste al que hay que sumar la provisión de 837 millones de euros de la semana pasada por el laudo parcial dictado sobre el litigio de Tallgrass. Además, de "asumir" los nuevos escenarios de precios del crudo y gas consistentes con los objetivos climáticos del Acuerdo de París, según ha explicado la compañía. 

El resultado neto ajustado, que mide específicamente la marcha de los negocios de la compañía, alcanzó los 2.042 millones de euros, frente a los 2.352 millones del ejercicio anterior. Esta cifra, obtenida en un contexto en el que se registraron menores márgenes internacionales en los negocios industriales, con motivo del contexto de precios. En 2019 la cotización media del crudo Brent descendió hasta los 64,2 dólares por barril, un 10% menos que en 2018, mientras el WTI sufrió una caída mayor (12%), situándose en una media anual de 57 dólares por barril. El precio medio del gas Henry Hub bajó un 16%, hasta los 2,6 dólares.

A pesar de este escenario complejo tanto en precios como en resultado, la compañía aumentó su flujo de caja operativo un 8%, hasta los 5.837 millones de euros, que le permite mantener su política retributiva. Así, la compañía que preside Antoni Brufau prevé aumentar la retribución al accionista a través de una amortización de un 5% del capital social a 31 de diciembre de 2018.

La petrolera espera que antes de la Junta General de Accionistas, que está prevista para mayo, se lance un programa de recompra de acciones vinculado con la reducción del 5% del capital social. Una decisión que se suma a la mejora acordada para el dividendo que, con un incremento anualizado del 8% respecto a 2017, alcanzará 1 euro bruto por acción en 2020 bajo la fórmula del 'scrip dividend' y la reducción de capital correspondiente para evitar cualquier dilución. 

Por áreas

Te puede interesar

El área de 'Downstream' (Refino, Química, Movilidad, Lubricantes, GLP, Trading, Mayorista de Gas, y Repsol Electricidad y Gas) logró un resultado de 1.456 millones de euros, frente a los 1.583 millones del año anterior. Un segmento de este área es la mayor apuesta de Repsol por la electricidad y el gas superando el millón de clientes en su comercializadora, así como nuevos activos de generación renovable. La petrolera cuenta en la actualidad con una capacidad total instalada de 2.952 megavatios y planes en marcha que añadirán 1.185 megavatios. 

El área de 'Upstream' (Exploración y Producción) obtuvo un resultado de 1.050 millones de euros, frente a los 1.325 millones que alcanzó en el ejercicio 2018. La producción de Repsol alcanzó los 709.000 barriles equivalentes de petróleo diarios, en línea con los 715.000 barriles del año anterior. En este ámbito, la compañía ha decidido orientar su portafolio al cumplimiento del Acuerdo de París, y priorizar la generación de valor sobre el crecimiento de la producción, manteniendo como eje estratégico del negocio la flexibilidad, poniendo el foco en la rotación y mejora de la cartera de activos y en la generación de caja.

Temas

Repsol