03 jun 2020

Ir a contenido

Según UGT

La brecha salarial entre hombres y mujeres equivale al 4% del PIB español

Un informe de UGT indica que la diferencia entre el sueldo medio entre géneros baja por cuarto año consecutivo

Gabriel Ubieto

La brecha salarial entre hombres y mujeres equivale al 4% del PIB español

La diferencia entre lo que ganan todos los hombres en España respecto a lo que ganan las mujeres equivale al 4% del PIB del país. Así lo cifra un informe de UGT publicado este lunes, en el que también constata que la brecha salarial se ha reducido por cuarto año consecutivo; aunque a un ritmo insuficiente para el sindicato. La diferencia de remuneraciones entre hombres y mujeres se situó en el 2017, últimos datos disponbiles, en el 21,9%. Lo que en la nómina media de una trabajadora equivale a cobrar 441 euros menos cada mes.

El informe de UGT, como la gran mayoría de diagnósticos que se han publicado o están previstos publicarse en las semanas previas al 8 de marzo, se basa en los datos de la Encuesta de Estructura Salarial del INE, cuyas cifras más actualizadas llegan hasta el 2017. Lo que implica que estas investigaciones no miden el impacto social de los últimos dos años de acciones del movimiento feminista o de reformas como las dos últimas subidas del salario mínimo interprofesional (más frecuente entre las mujeres). En el 2017, el 69% de los trabajadores perceptores del SMI eran mujeres.

No obstante, sí recogen una tendencia a la baja de la brecha salarial entre hombres y mujeres. Por cuarto año consecutivo la diferencia, en términos estadísticos se ha reducido; aunque la cifra del 2017 todavía no recupera los niveles de paridad existentes antes de la crisis económica. En el 2008 la brecha era del 21,8%; una décima inferior a la última analizada. Ello se explica, entre otros, por una mayor elasticidad del empleo femenino. Es decir, las mujeres son más sensibles, en términos de empleo, a los ciclos económicos. Y tras el estallido de la crisis, las remuneraciones de ellas crecieron a un ritmo sensiblemente inferior que las de ellos. Hasta el punto que en el 2013 la brecha ascendió hasta el 24%; el máximo estadístico registrado.

¿Dónde está la brecha?

Las mejores remuneraciones de los trabajadores varones se explican, entre otros, porque ellos ocupan puestos de trabajo con mejores condiciones y salarios. Por cada tres hombres con salarios superiores a los 90.000 euros brutos anuales, hay una mujer. Una discriminación que se conoce como "techo de cristal".

Y porque ganan más cuando ocupan puestos de trabajo en similares condiciones. Prueba de ello es que la diferencia salarial más distanciada es entre los trabajadores con contratos indefinidos. Ellos cobraron el 23,4% más que ellas en el 2017 en dicha modalidad. Por el contrario, en fórmulas habitualmente asociadas a mayor precariedad, como los contratos temporales (11,2%) o a jornada parcial (7,7%), las brechas son menores.

Menos horas disponbiles para trabajar se traduce en menores nóminas a final de mes.  La parcialidad es una modalidad de trabajo al alza en la actual fase de crecimiento del empleo y que las mujeres ocupan con mayor frecuencia. Ellas estan empleadas 3,5 veces más a tiempo parcial que ellos. Y, cuando no trabajan a jornada completa, las jornadas de ellas son más cortas que las de ellos; pues mientras la jornada parcial entre los hombres fue en el 2017 de 34,3 horas a la semana, entre ellas fue de 26,1 horas. No obstante, las diferencias son estadísticamente omnipresentes en todas la grandes categorías laborales, lo que visibiliza una brecha transversal.

También en el sector público

Las mujeres no solo cobran menos que los hombres de media en el sector privado, sino que dicha brecha se extiende también en la Administración. Concretamente, según otro estudio publicado también este lunes por UGT, la brecha salarial entre los y las trabajadores públicos es del 14%. Y el principal motivo que encuentra el sindicato para explicar dicha diferencia son las retribuciones variables. La mayor disponibilidad de los hombres para hacer guardias, servicios extraordinarios o trabajar fines de semana o festivos explican esa mayor propensión a engrosar la nómina con pluses.