29 oct 2020

Ir a contenido

mercado laboral

El goteo de ERE continúa: dos cadenas de panaderías suman 58 despidos en Barcelona

Las empresas Crustó y Forn Nou comienzan negociaciones para recortar sus plantillas y cerrar tiendas

Gabriel Ubieto

Un trabajador de un horno de pan despachando a los clientes.

Un trabajador de un horno de pan despachando a los clientes. / Danny Caminal (El Periódico)

El goteo de ERE continúa este 2020, después de que el ejercicio anterior cerrara con un repunte del 160% en Catalunya, hasta los casi 6.200 despidos. El sector de la alimentación, más concretamente el de panaderías, está alimentando la estadística en este nuevo curso. Y es que las cadenas Crustó Forn Nou han registrado en los últimos días sendos expedientes de regulación de empleo (ERE) para despedir hasta un total de 58 personas, tal como ha podido confirmar EL PERIÓDICO.

La empresa Crusto S.L., con tiendas en Madrid, Barcelona y Sant Cugat del Vallès; según consta en su página web, registró el pasado viernes 7 de febrero un ERE de extinción que prevé afectar a 35 empleados de hasta cuatro locales en Barcelona; según explicaron fuentes sindicales y ha confirmado el Departament de Treball. La firma, con una facturación de 3,97 millones de euros el pasado 2018; según datos del registro mercantil; tiene previsto cerrar cuatro establecimientos en la capital catalana y quedarse con una panadería en la avenida Diagonal y otra en Sant Cugat del Vallès. Para ello está en trámites de despedir a 35 de los poco más de 60 empleados que mantiene hasta ahora en la capital catalana.

Otra empresa del sector que está en proceso de recortar plantilla es Forn Nou S.A., que ha registrado un ERE de extinción de 23 despidos, sobre un total de 64 trabajadores; según explicaron fuentes sindicales y ha confirmado el Departament de Treball. La firma registró una facturación de 1,4 millones de euros en el 2018, según datos del registro mercantil.

Fuentes consultadas de CCOO señalan que el sector de las panaderías es un mercado con cierta saturación, debido a la progresiva disminución del consumo de pan de la población y la proliferación de distribuidores y vendedores, con las grandes cadenas, los supermercados y las gasolineras empujando los precios a la baja. Desde UGT, no obstante, niegan que el sector pase por una situación delicada y no anticipan que la cascada de ERE aumente de manera significativa.  

El goteo también sigue en la industria

Otro sector que ha acaparado durante los últimos meses titulares ha sido el industrial. A expensas de cómo acabará el episodio de Continental, con 760 empleos en vilo y un plan de reindustrialización por negociar todavía, los empleados de Class Plastics han ratificado en la tarde-noche del pasado martes la propuesta de ERE de extinción que les hizo llegar la empresa. Finalmente 39 personas, sobre una plantilla de 114 personas, perderán su empleo en la fábrica de Martorelles (Vallès Oriental), anteriormente propiedad de Valeo.

Fuentes sindicales consultadas explican que los cesados se marcharán con una indemnización de 28 días por año trabajado y un tope de 15 mensualidades; una cuantía ligeramente superior a la mínima exigida por ley. El ERE de Class Plastics ha sido ratificado con una particularidad, pues los antiguos empleados de Valeo (que fue adquirida por la actual propiedad en el 2017) renunciaron a parte de su indemnización para conseguir un "compromiso" de empleo para los próximos tres años. Este compromiso no se ha cumplido y Class Plastics ha prometido abonar el 50% de esa indemnización en el momento del despido y el otro 50% en plazos hasta el 2021.