05 jun 2020

Ir a contenido

MERCADO LABORAL

España pierde 244.000 ocupados en su peor enero en 7 años

Comercio y hostelería son los sectores que más empleo destruyen, en un mes marcado por el fin de la campaña de navidad

La cifra de parados aumenta en 90.248 personas, hasta los 3,25 millones de desempleados; en un mes habitualmente malo para el empleo

Gabriel Ubieto

El paro sube en 90.248 personas en enero. En la imagen, el secretario de Estado de Empleo y Seguridad Social, Juaquín Pérez Rey, en la presentación de los datos de paro y afiliación a la Seguridad Social de enero del 2020. / EDUARDO PARRA / EUROPA PRESS / VÍDEO: EUROPA PRESS

El mercado laboral español ha protagonizado este 2020 su peor arranque de año de los últimos siete. El estancamiento en la creación de empleo y la reducción del paro han subido este enero un grado, en un mes que muy raramente es bueno para la ocupación. Así lo constatan los datos publicados este martes por el Ministerio de Trabajo, que reflejan el peor primer mes del año en cuanto a ocupación y repunte del paro desde el primer año en que España comenzaba a salir de la Gran Recesión. El fin de la campaña de navidad ha sido uno de los principales responsables de esta contracción en el empleo, con una pérdida de puestos de trabajo especialmente nutrida en el comercio y la hostelería. El campo también ha sido un sector especialmente afectado por la pérdida de ocupación.

Para el mercado de trabajo español no hay eneros buenos, pues hay que remontarse más allá del 2008 -inicio de la crisis económica- para encontrar un primer mes del año en el que el desempleo no aumentara respecto al mes de diciembre y no se perdieran afiliados a la Seguridad Social. La afiliación a la Seguridad Social bajó en enero en 244.044 ocupados, la mayor caída mensual desde 2013; hasta los 19,16 millones de trabajadores en activo. Más allá de la clásica cuesta de enero, la senda sigue siendo de crecimiento, aunque la curva de la creación de la ocupación cada vez se inclina más del pico a la planicie. Enero del 2020 cerró con 345.194 ocupados más que enero del 2019; pero es que enero del 2019 cerró con 537.269 ocupados más que el mismo mes del año anterior. 

La tendencia a la desaceleración es todavía más acentuada en lo que respecta a la reducción del paro. Es decir, pese a los 90.248 desempleados que ha sumado este enero respecto a diciembre (la peor cifra desde el 2014); el paro sigue a la baja en términos interanuales. Pues el primer mes del 2020 registró 31.908 desempleados menos que el mismo periodo del ejercicio anterior. No obstante, el estancamiento parece ya muy cercano; pues en enero del 2019 la reducción interanual fue de 190.767 desempleados; seis veces más intensa.

Actualmente en las oficinas del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) hay 3,25 millones de personas inscritas como demandantes de empleo. El dato positivo es la mejora de la tasa de cobertura, es decir, de la cantidad de personas que no tienen trabajo pero sí ingresos gracias a una prestación por desempleo. La tasa de cobertura alcanza el 65,4%, cinco puntos por encima que en el mismo periodo del año pasado y 10 puntos por encima que en el 2015, cuando se situó en su nivel mínimo, al 55,2%.

La temporalidad sigue siendo la modalidad más utilizada por los empresarios en cuánto a volúmen de contratos rubricados, aunque este enero ha descendido levemente. En las oficinas del SEPE se han registrado un total de 1,76 millones de contratos; el 89,9% de los cuales fueron eventuales. Dicha proporción fue tres décimas inferior a la registrada en el mismo mes del año anterior. En este sentido, la contratación indefinidan (178.978 contratos firmados) aumentó el 28,7% respecto a diciembre, aunque fue el 1,3% inferior a la registrada en enero del 2019.

Mal mes para el campo

En pleno ciclo de protestas de las principales organizaciones de agricultores, para revindicar unas mejores condiciones económicas para la gente que vive del campo; enero ha dejado unos malos datos de empleo en el sector agrario. La Seguridad Social ha perdido 15.317 cotizantes de diciembre a enero del Régimen Especial de Trabajadores Agrarios (cuando la cifra estadísticamente habitual en enero ronda los 1.000); hasta los 762.548 afiliados.. El secretario de Estado de Empleo, Joaquín Pérez, ha rechazado en la rueda de prensa de este martes para valorar los datos de empleo cualquier vinculación con la subida del salario mínimo. Los malos datos “son independientes de las últimas medidas adoptadas en materia laboral”, ha afirmado.

Pérez ha argumentado que las mayores pérdidas de empleo se han registrado en las provincias de JaénCórdoba y Sevilla; muy afectadas por la mala cosecha de la aceituna de esta temporada. Para explicar la destrucción de ocupación ha señalado a los efectos de la crisis climática, la falta de lluvias, el poder de mercado grandes distribuidoras o los efectos de la robotización. Por el contrario, el secretario de Estado ha señalado que en Huelva, especializada en la fresa; un producto que requiere de mucha mano de obra, la ocupación ha crecido en el sector agrícola.

Catalunya

Catalunya no mostró un comportamiento muy diferenciado respecto al resto de España, aunque su enero fue algo menos malo. Se perdió algo menos de afiliación a la Seguridad Social y el paro subió con algo menos de intensidad. La ocupación bajó en enero respecto a diciembre en 39.727 personas, hasta los 3,42 millones de trabajadores activos. En términos interanuales el empleo sigue creciendo, al 2%; aunque el enfriamiento gana velocidad. Pues esta cifra en diciembre era del 2,6% y en enero del año pasado del 2,8%.

Mismo guión por lo que respecto a la evolución del paro. Este subió en 5.558 personas, una cifra muy pareja al repunte que experimentó en el enero del 2019; hasta un total de 393.682 desempleados. Como en el conjunto de España, cada vez le está costando más al mercado laboral catalán seguir reduciendo el desempleo a los mismos ritmos. El rescorte del 1,2% interanual de este enero dista mucho del recorte del 5,8% del enero del 2019.

"Las certezas de las políticas económicas, presupuestarias y normativas del mercado de trabajo en Catalunya y en Madrid tendrán relevancia y las decisiones de las empresas serán decisivas para mantener tasas de actividad y dinamismo económico durante los próximos meses", ha declarado el secretario general de la 'conselleria' de Treball, Josep Ginesta.

Temas EPA