24 feb 2020

Ir a contenido

Más de 200.000 beneficiados

Los funcionarios de la Generalitat cobrarán la subida del 2% en la nómina de febrero

El Govern da luz verde al incremento, de obligado cumplimiento, aprobado por Pedro Sánchez la semana pasada

La 'conselleria' dirigida por Puigneró pospone subir los sueldos para los 10.000 trabajadores del personal laboral

Gabriel Ubieto

Jordi Puigneró. 

Jordi Puigneró. 

Los funcionarios de la Generalitat de Catalunya cobrarán la subida de sueldo del 2% a partir de la nómina de febrero. Y la subida, como marca la ley, será con efecto retroactivo a 1 de enero; este es el compromiso que les ha trasladado este lunes la conselleria dirigida por Jordi Puigneró a los sindicatos con representación mayoritaria. Algo más 200.000 empleados públicos se beneficiarán de dicho incremento y la Generalitat deberá abonar 200 millones para implementarlo. La subida ya estaba cerrada a nivel estatal y por ello no fue necesario el beneplácito de los sindicatos, que no ha firmado el acuerdo de revisión, ya que este no contempla, de momento, el incremento salarial para el personal laboral, de unos 10.000 trabajadores. 

La conselleria de Polítiques Digitals i Administració Pública  activó en la Mesa General de la Funció Pública (MEPAG) de ayer, la primera del año, los trámites de urgencia y dejó para más adelante el concretar cuestiones como los incrementos variables o el retorno de las pagas extras. El principal tema fue la aplicación de la subida de sueldo aprobada en Consejo de Ministros del pasado martes. Algo de obligado cumplimiento para todas las administraciones españoles y que la Generalitat intentará implementar en los mismos tiempos que la Administración General del Estado en el caso de los funcionarios.

No será así en el caso del personal laboral, de alrededor de 10.000 trabajadores. La conselleria ha declinado incluir en el decreto-ley que vehiculará la subida salarial al cuerpo de trabajadores del personal laboral. El argumento aducido desde el Departament es que "la voluntad existe", pero "no podemos introducir incrementos salariales cuando se está negociando un nuevo convenio", según han afirmado fuentes consultadas. Las negociaciones comienzan el próximo jueves y el rechazo de las centrales (IAC, CCOO y UGT) fue frontal; pues la demora en los cobros se puede alargar meses. Las conversaciones para renovar el convenio están pendientes desde el 2008, cuando venció el último y desde la UGT ven "difícil" lograrlo incluso antes de acabar el año.  

El decreto del Consejo de Ministros que dio luz verde al incremento de ese 2% también incluye un 0,3% variable que cada administración debe negociar. No ha habido acuerdo en este punto entre Generalitat y sindicatos, como tampoco lo hubo el año pasado. La línea que defiende la 'conselleria' es llevar esos recursos a los planes de pensiones privados que tienen los funcionarios. Bajo el argumento de que, de esa forma, no hace distinciones entre categorías y cuerpos. "No lo entendemos, entre funcionarios y personal laboral no han tenido problemas en hacer diferencias", afirman desde CCOO. Las centrales prefieren implementarlos directamente en las nóminas. Para este 2020 se prevén 15 millones de euros y, si no acaba habiendo acuerdo, primará el criterio del Departament.

Presupuestos, pieza clave

Para lo que tampoco hay todavía fecha es para el desembolso de 325 millones de euros que representará el retorno del 60% de la paga extra pendiente del 2013. Este es un compromiso cerrado entre la 'conselleria' y los sindicatos CCOO y UGT en diciembre del 2018, bajo amenaza de huelga. El pacto preveía que la devolución de ese 60% se llevara a cabo antes del 31 de diciembre del 2020 y desde el Departament se remiten a ese plazo. "Ahora ya depende de [la 'conselleria de] Economia", apuntan fuentes consultadas. «En el 2017 ya se retrasaron con los pagos», señalan desde la IAC.

La aprobación de los Presupuestos de la Generalitat, prevista para esta semana, es clave. No tanto porque una cosa esté subordinada a otra, sino por la liquidez en las arcas públicas que unos nuevos presupuestos habilitarían. Pues esos 325 millones de euros son una cuantía elevada, teniendo en cuenta que el proyecto de cuentas públicas preveía un aumento en los ingresos de 542,6 millones de euros, si estas se acaban aprobando. El pacto rubricado entre Puigneró y los representantes de CCOO y UGT especificaba que el retorno de las pagas pasaría a formar parte de las partidas de gasto prioritarias, teóricamente independiente de la aprobación de unos nuevos presupuestos. 

Otro elemento que dependerá de la aprobación de presupuestos será el aumento de plantillas entre cuerpos como los médicos o bomberos, que prometió el 'vicepresident' Pere Aragonès. Estos dependerá de la aprobación de los presupuestos tanto en Catalunya, como del Estado; ya que la convocatoria de plazas públicas de la Generalitat depende de la tasa de reposición incluida anualmente en los Presupuestos Generales del Estado. Es decir, para distribuir la convocatoria de plazas públicas en Catalunya debe haber presupuestos en toda España. Si no, la Generalitat debería habilitar dichos puestos a través de modalidades temporales.