08 ago 2020

Ir a contenido

Fitur 2020

El turismo encara su gran transformación

Las ciudades saturadas y los destinosmaduros buscan alternativas a su éxito

La sostenibilidad y la digitalización son los dosretos que marcarán el paso futuro del sector

Sara Ledo

Turistas en el centro de Barcelona.

Turistas en el centro de Barcelona. / RICARD CUGAT

Con gafas de realidad virtual, o aumentada, y sin emitir CO2, el turismo encara su gran transformación. Las ciudades se reinventan. Las que están más llenas como Mallorca o Barcelona recurren a vetos como el 'turismo de borrachera' o los pisos turísticos para desinflarse, mientras la España Vacía pide a gritos un impulso para acabar con la despoblación. Los hoteles y compañías aéreas apuestan por la sostenibilidad y la digitalización. Y el Gobierno parece decidido a dar el pistoletazo de salida a la reconversión del turismo español.

En 2019 se cosechó el séptimo récord turístico consecutivo al rozar los 84 millones de llegadas. A falta de conocer los datos definitivos que debe publicar el INE el 3 de febrero, el crecimiento este año del turismo estará en el entorno del 1%, sin embargo, huele a ralentización, después de ocho años de crecimientos disparatados con tasas entre el 5% y el 10%. Y la pregunta parece clara, "qué será del turismo español en las próximas décadas".

El formulador de la misma fue el propio presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, el pasado viernes durante una intervención en su visita a la 40ª edición de la feria turística Fitur. Y dio la respuesta. La solución pasa por la "transformación" del modelo turístico para reducir la enorme dependencia del producto más típico español, el 'sol y playa', a través de la diversificación de los mercados y la desestacionalización del consumo.

RECONVERSIÓN

Uno de los desafíos pasa por impulsar la España Vaciada con la conversión de las zonas menos habitadas en destinos turísticos. Un ejemplo presentado en Fitur contra la despoblación fue 'El Camino de la Vera Cruz’. Un camino de 900 kilómetros y 82 municipios desde Puente la Reina (Navarra) hasta Caravaca de la Cruz (Murcia).

Unos por mucho y otros por poco. El boom turístico entre el 2010 y el 2018 provocó la saturación de destinos de costa que ahora luchan por la convivencia entre turistas y residentes. Es el caso de Palma de Mallorca, con 420.000 habitantes y más de 9 millones de turistas. "Regulamos el alquiler turístico y la apertura hotelera. Ahora afrontamos regular el turismo de cruceros", explicó su alcalde, José Hila, durante el Foro Exceltur.

El espejo de España podría ser Ámsterdam. La ciudad holandesa decidió poner punto y final a la masiva entrada de turistas al dejar la promoción para "enseñar" al turista a ser más respetuoso con la ciudad. La oficina de turismo deja los lugares típicos –que el turista ya conoce— para impulsar las áreas metropolitanas. ¿Una medida? Eliminar el mítico letrero 'Iamsterdam’ de la entrada del Rijksmuseum y hacerlo itinerante.

'Los' Torremolinos, Torrevieja o Benalmádena que vivieron el boom en los 60 y ahora piden a gritos una modernización para sobrevivir. Aquí el ejemplo es Magaluf, una zona en la que Meliá decidió transformar en una zona de lujo. O Torremolinos que se sirve de ayuda de los turistas que van a su hermana mayor, Málaga.

RETOS

Pero más allá de las ciudades, el cambio también está en las empresas y en el interés de los propios turistas. La digitalización es uno de los desafíos. Cada vez será más habitual realizar el check-in por reconocimiento facial o voz con el 'smartphone', ser atendido en un hotel por robots o complementar la experiencia en destino con realidad virtual. El otro reto es el cambio climático. La concienciación es cada vez mayor, el ejemplo más drástico es el movimiento 'vergüenza a volar' que se inició en el norte de Europa, las aerolíneas le hacen frente compensando las emisiones de CO2, apostando por aviones menos contaminantes y más eficiencia.

Todavía nadie –o muy poca gente— cambia de planes porque un destino sea más sostenible que otro, pero lo hará en cinco o diez años. Igual que la seguridad y las infraestructuras hacen del turismo español un referente, la sostenibilidad es un nuevo eje. Una "oportunidad" de futuro, según la consejera de Turespaña en Estocolmo, Mónica Fernández. "Hoy quizás no es un argumento de ventas, pero será una desventaja en el futuro", coinciden desde Iberostar. La apuesta hotelera pasa por no consumir plásticos de un solo uso, tener proveedores de destino locales y una construcción eficiente, igual que Meliá.  

Asia es el objetivo

Corea, país invitado de Fitur este año, es junto a China y Japón los tres principales emisores de turistas del mundo. Son los que más gastan y, además, viajan durante todo el año al no ser fanáticos del 'sol y playa'. Y eso es lo que busca España, desestacionalizar el turismo veraniego y aumentar el gasto. Sobre todo ahora que han despertado los competidores de la cuenca Mediterránea –Egipto, Túnez y Turquía— con precios muy bajos con los que es imposible competir.

La clave para atraer a asiáticos es "crear buenos productos y marcas" así como impulsar "la conectividad aérea", según explicó el consejero de Turespaña en Tokio, Magí Castelltort, en Fitur. En 2015 había solo una aerolínea que conectaba España y China, ahora hay siete, según su homólogo en China, Darío Polo. Hace cinco años entraron en España 300.000 chinos, este año fueron 700.000.

Pero también es importante "que nos adaptemos a ellos", agregó. Según un estudio de la Asociación de Turismo EspañaChina, la inseguridad, los horarios de las comidas, la señalética en carreteras y transporte y el bajo nivel de inglés de los españoles son algunos de los aspectos que más les preocupan.

Temas Turismo