22 sep 2020

Ir a contenido

CAMBIOS EN EL EMPRENDIMIENTO

Plétora de 'start-ups' en BCN

La capital catalana concentra en una semana cuatro encuentros para propular firmas emergentes

Las empresas externalizan innovación mediante el apoyo a emprendedores

Eduardo López Alonso

Ambiente en la IQS Tech Factory celebrada en la Antigua Fábrica Damm. 

Ambiente en la IQS Tech Factory celebrada en la Antigua Fábrica Damm.  / RICARD CUGAT

El bautizado como ecosistema de start-ups estuvo de enorabuena esta semana en Barcelona. Al abrigo de las loas y cobijos de la Administración catalana, el universo emprendedor tecnológico barcelonés fue epicentro de start-ups de todo tipo en cuatro escenarios. Intereses, altruismo y negocio trufados en mundo emprendedor con ínfulas y ambición en ocasiones desmesurada.

El viernes, en la escuela de negocios IESE escuchaban ilustres mentores propuestas variadas de start-ups deseosas de ayuda para encauzar negocios. Un servicio a proyectos que consiguen tutelas gratuitas de profesionales, de esas tan difíciles de lograr entre abundancia de talentos. Erwin Rauhe, mentor y exconsejero delegado de Basf España, reconocía que «lo más importante para el  mentor es que la ayuda y consejo llegue a empresas ya con propuestas probadas en el mercado». La etapa más importante es la de crecimiento, la aceleración. 

Emilia Vila presenta Agroptima ante mentores del IESE. 

Se presentaron en el IESE nueve empresas con argumentos y trayectoria, pero sin miedo a sumar consejos a su experiencia. Todas con futuro. Llamó la atención Boxmotions y sus oferta de almacenamiento a particulares con servicio a domicilio; o Agroptima con su 'software' de control agrícola de la producción; o Invitadísima, con sus trajes de lujo y ceremonia de alquiler. Carlos Costa, consultor y mentor, reconocía que la aceleración de cualquier empresa supone al final «modular la entrada de capital exterior para que el emprendedor no pierda el control».

Ejemplo aeronáutico

En otra liga juegan las firmas seleccionadas por Hangar 51, la aceleradora del grupo aéreo IAG (Iberia, Vueling...). Un total de 13 firmas fueron presentadas en BCN dispuestas a captar financiación de la industria aeronáutica. Son un ejemplo de como las grandes compañías externalizan parte de su innovación. Llamaron la atención Whispr (de Dinamarca) que transforma  en audioguías interactivas las tareas de supervisión del estado del avión; o SynapseMX (de EEUU) que optimiza el tiempo durante las tareas de mantenimiento no programado gracias al uso de la inteligencia artificial; o Donecle (de Francia) que utiliza drones para realizar inspecciones en los aviones.

En IQS Tech Factory, un festival de start-ups celebrado esta semana en la Antigua Fábrica Damm, el aquelarre de emprendedores se transformó en fiesta y concurso. Competición para conseguir desarrollar un producto industrial en China. Un total de 30 empresas aspiraban a conseguir el proyecto. Al final logró el galardón Steering Machines, empresa barcelonesa creadora de la primera plataforma robótica multidireccional con ruedas convencionales. IQS le abrirá las puertas de la ciudad china de Shenzen para llevar su producto al mercado. 

Pero los organizadores de IQS, con Oriol Pascual al frente, admite que «es necesario seguir apostando por empresas de base científico técnicas». En cuestiones industriales estamos muy lejos del gigante asiático, donde se invierte el 2,5% del PIB en investigación. «Barcelona tiene muchísimo potencial para el desarrollo de 'start-ups', pero el sistema español sigue teniendo una gran falta de infraestructuras», dijo Heriberto Saldivar, director de Brinc Acelerator, una de las principales aceleradoras del mundo. 

Otro meollo de emprendimiento se registró en torno a la European Blockchain Convention, que presento un total de 21 empresas finalistas de un total de 100 proyectos presentados. La organización se coloca así en la intermediación del emprendimiento y escaparate de posibilidades tecnológicas.  

Eva Romagosa, responsable de la firma Busup, mentorizada en el pasado en el IESE y ya consolidada, opina que el gran problema de las nuevas empresas es la financiación. Su empresa se dedica a dar servicio de autobuses compartidos en entornos interurbanos: «Empresas equivalentes logran cinco veces más capital en EEUU, es una cuestión de mercado».