29 mar 2020

Ir a contenido

Abiertos al diálogo

Trump y Von der Leyen quieren evitar a toda costa una guerra comercial

El presidente de los Estados Unidos y la presidenta de la Comisión Europea se comprometen a buscar un arreglo a las disputas actuales que van desde sanciones hasta impuestos a empresas tecnológicas

El Periódico

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, y el presidente de EEUU, Donald Trump, en Davos.

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, y el presidente de EEUU, Donald Trump, en Davos. / Europa Press

El presidente de los EEUU, Donald Trump, y la presidenta de la Comisión Europea, la alemana Ursula von der Leyen, se han comprometido a seguir buscando una solución a las disputas bilaterales que evite caer en una guerra comercial desastrosa.

Fuentes comunitarias calificaron de "muy buena" la reunión que ambos responsables mantuvieron el pasado martes, por primera vez, al margen de la sesión anual del Foro Económico Mundial que se celebra esta semana en la localidad alpina de Davos.

Mantener abierto el diálogo

Trump y Von der Leyen hablaron, según las mismas fuentes, de "comercio, tecnología y energía", pero no de la lucha contra el cambio climático, uno de los frentes donde es mayor la brecha que separa a las dos potencias.

La delegación europea consideró un logro que la reunión acabara con un compromiso sobre la forma de dar seguimiento a las conversaciones, de manera que los técnicos puedan seguir trabajando para llegar "rápido" a un acuerdo.

Ambos reconocen que una guerra comercial no beneficiaría a ninguno de los dos. "No se debe olvidar que los EEUU y la Unión Europea tienen a diario un montón de intereses en común", dijo un alto responsable europeo. Y añadió: "tampoco debemos olvidar quiénes son nuestros amigos; y los estadounidenses son nuestros amigos".

Una de las disputas en las que se han registrado avances en los últimos días es la que se refiere al plan europeo de imponer un impuesto a las grandes tecnológicas estadounidenses del sector digital, la conocida como 'tasa GAFA' (acrónimo de Google, Apple, Facebook y Amazon).

Francia, uno de los países miembros de la UE que está dispuesto a imponerla incluso en solitario, ha anunciado esta semana que esperará a que la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) estudie una solución multilateral.

Las sanciones comerciales

Por su parte, el secretario del Tesoro de los EEUU, Steven Mnuchin, aplaudió la decisión de Francia, y comunicó que también Washington suspenderá de momento su amenaza de sanciones comerciales. La UE trabaja para adaptar los sistemas tributarios de sus Estados miembros a la era digital, pero los gobiernos no han podido todavía ponerse de acuerdo.

Al plantear la tasa GAFA, la UE se guía por el principio de que quien hace negocio en un determinado mercado y se beneficia de su infraestructura, de su sistema de protección social, educativo, etc., debe contribuir a él, aunque no tenga presencia física en él. En ello consiste el modelo de economía social de mercado por el que se rige la Unión Europea y atañe también, según la CE, a las empresas no europeas que operen dentro del mercado interior.

Bruselas aguarda ahora a que el secretario general de la OCDE, el mexicano José Ángel Gurría, presente hacia el verano una propuesta sobre la fiscalidad digital que pueda ser aceptable para todos.