25 nov 2020

Ir a contenido

El Superior de Justicia de Madrid falla contra Deliveroo: 532 de sus 'riders' son falsos autónomos

La empresa digital de reparto pierde su primer juicio colectivo y es obligada a contratar a sus repartidores como asalariados

Gabriel Ubieto

Un ’rider’ de Deliveroo realizando su reparto en su bicicleta.

Un ’rider’ de Deliveroo realizando su reparto en su bicicleta. / Susana Vera (Reuters)

Varapalo judicial al modelo laboral de Deliveroo. El Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) ha fallado contra la empresa digital de reparto y a favor de la Seguridad Social y ha sentenciado que los repartidores de la mochila azul turquesa actúan como falsos autónomos. Esta es la primera sentencia colectiva sobre una empresa digital de reparto (estilo Glovo o UberEats) que dicta un tribunal superior en España y representa un duro golpe sobre el modelo laboral de Deliveroo, fundamentado hasta ahora en trabajadores autónomos. 

La justicia madrileña ha validado una sentencia previa de un juzgado de primera instancia de Madrid y, a su vez, la actuación de la Inspección de Trabajo. El criterio hasta ahora unánime de la 'policia laboral', tanto en el caso de Deliveroo como de Glovo (las dos compañías con modelos similares basados en 'riders' autónomos), ha sido el de considerar a los repartidores como falsos autónomos y obligar a las empresas a convertirlos en asalariados. En las diferentes actas de liquidación levantadas hasta la fecha, la Inspección de Trabajo ha requerido a Deliveroo o Glovo a pagar el diferencial de cuotas no pagadas a la tesorería de la Seguridad Social. Pues el sistema de autónomos provoca que las cotizaciones pagadas son inferiores a las que debieran asumir si fueran trabajadores asalariados.

La justicia superior madrileña apuntala la interpretación de que, pese a las condiciones de flexibilidad en determinados aspectos bajo las que operan los 'riders', estos están subordinados a la jerarquía de Deliveroo. Y ello es propio de asalariados. Es decir, no podrían operar a la escala que lo hacen si no fuera por la aplicación, no tienen libertad para negociar las tarifas y reciben una penalización si deciden rechazar pedidos. 

Pendientes de recurso y jurisprudencia

La multinacional fundada en Londres en el 2013 todavía está valorando la sentencia y no ha decidido si recurrirá ante el Tribunal Supremo la decisión del TSJM, iniciada por el bufete de abogados Col·lectiu Ronda y en la que también está personada UGT. "Para Deliveroo esta sentencia no refleja la forma en que los riders colaboran con la compañía. Estamos analizando la resolución para decidir los próximos pasos", ha manifestado la compañía en un comunicado.

De llegar el caso hasta el Supremo, la decisión de este asentaría jurisprudencia y serviría de referencia a los diferentes juzgados de primera instancia y superiores de todo el territorio, donde Deliveroo tiene pendientes diferentes juicios. Y obligaría a la empresa a replantear su modelo de negocio, en el que los 'riders' pasaran a ser asalariados. Con el consecuente aumento de costes para la compañía que ello podría conllevar.