22 oct 2020

Ir a contenido

AJUSTE DE COSTES

El Corte Inglés prevé el cierre de 25 establecimientos este año

El plan descarta despidos y la plantilla afectada será reubicada dentro del grupo

Eduardo López Alonso

La presidenta de El Corte Ingles, Marta Álvarez (centro); junto al consejero delegado de retail, Víctor del Pozo (izquierda), y el secretario del consejo de administración, Antonio Hernáandez-Gil.

La presidenta de El Corte Ingles, Marta Álvarez (centro); junto al consejero delegado de retail, Víctor del Pozo (izquierda), y el secretario del consejo de administración, Antonio Hernáandez-Gil. / EFE / Diego Pérez Cabeza

El Corte Inglés ha decidido el cierre de los centros comerciales menos rentables. Tras varios meses de puesta en venta de más de un centenar de activos, la dirección de la cadena de grandes almacenes podría profundizar en el plan de mejora del balance y avanzar un paso más en el ajuste, aunque fuentes de la cadena aseguran que en el marco de "un proceso sosegado" en el que se buscará la solución caso por caso. Según el plan acordado por el consejo de administración está prevista una reestructuración que supondrá el cierre, venta o transformación de al menos 25 puntos de venta este año, ha adelantado 'El Confidencial'. 

El nuevo plan de ajuste de la compañía no contempla despidos. La idea es que los 8.000 empleados afectados sean reubicados en otros centros comerciales rentables. La venta de lo que El Corte Inglés denomina "activos inmobiliarios no estratégicos" debería aportar al grupo entre 1.500 y 2.000 millones de euros, de un patrimonio global calculado en unos 18.000 millones de euros. De las operaciones inmobiliarias se encarga una división concreta, creada el pasado año para liderar la reestructuración. 

El objetivo de la gestión de la presidenta Marta Álvarez es mejorar las cuentas globales del grupo y aflorar en el balance la revalorización de activos que con el incremento de los precios inmobiliarios de los últimos años es elevada. El grupo El Corte Inglés alcanzó una cifra de negocios de 15.783 millones de euros en el último ejercicio fiscal, un 1,1% más que el año anterior, con un beneficio neto de 258,2 millones de euros, el 27,7% más que el ejercicio pasado, y un margen bruto de 4.696 millones (+1,5%). 

Según ha avanzado 'El Confidencial', de los 25 centros de la lista de afectados, 15 serán cierres. Entre ellos se encuentran los establecimientos de Arroyomolinos y Arapiles, en Madrid; Guadalajara, Albacete, Ademuz (Valencia), Constitución (Valladolid), El Capricho (Marbella), Marineda (A Coruña) o El Tiro (Murcia). Sobre los establecimientos existentes en Barcelona siempre se ha sospechado la venta del centro de Meridiana y de Can Dragó, pero El Corte Inglés niega que exista una decisión tomada y que ambos centros han mejorado sus resultados en el último ejercicio. 

Sobre una hipotética contralización de los servicios de administración en Catalunya nada se confirma. En el caso de Catalunya, ya no hay oficinas centrales, ya que todos los servicios están distribuidos en los diferentes centros. La idea de que Can Dragó se transforme en una macrosede corporativa regional se descarta a medio plazo. Hace un mes se inauguró una planta entera 'outlet' en Can Dragó y los resultados del centro mejoran tras las últimas inversiones. Y sobre el centro de Meridiana, fuentes de El Corte Inglés aseguran que es rentable. 

Inversores como Apollo, Blackstone, Cerberus o Lone Star se habrían interesado en los últimos meses por la adquisición de algunos de los activos de El Corte Inglés, pero tras varios meses de puesta en venta, en un plan diseñado por la consultora PWC, la dirección de la cadena de distribución desea acelerar el proceso y está abierta al cierre de los centros comerciales más problemáticos. "Todo está en revisión absoluta", aseguran en fuentes de El Corte Inglés, pero en cada lugar se decidirá el destino concreto de cada activo. 

En la estrategia comercial de El Corte Inglés figura también que algunos de los centros adapten su modelo de ventas a otros formatos, como la venta de estocs (outlets). Esta fórmula ha sido exitosa en algunos casos (Zaragoza). La necesidad de mejorar la rentabilidad por metro cuadrado de todas las unidades de venta obligará a otro tipo de estrategias comerciales todavía por concretar, pero que podrían ir en la línea de especialización e incremento del alquiler de espacio a terceros, por ejemplo en forma de oficinas.

El proceso de venta se inició el pasado año principalmente con terrenos, oficinas, superficies comerciales y plataformas logísticas. En la mayoría de las operaciones, lo que hace El Corte Inglés es vender el activo pero mantener la actividad en el a cambio del pago de un alquiler a largo plazo.