30 mar 2020

Ir a contenido

En Rubí

Continental acelera su ERE que puede cobrarse hasta 760 despidos

El fabricante automovilítico traslada a los sindicatos que iniciará un proceso de despido colectivo a partir del 5 de febrero

Gabriel Ubieto

Trabajadores de la empresa Continental, en Rubí, que protestan ante el posible inicio de un ERE de hasta 760 despidos.

Trabajadores de la empresa Continental, en Rubí, que protestan ante el posible inicio de un ERE de hasta 760 despidos. / Norma Vidal (ACN)

El pulso entre la dirección de Continental y sus 760 trabajadores de la planta de Rubí avanza y la amenaza de un expediente de regulación de empleo (ERE) se va concretando. Este miércoles la compañía ha trasladado a los sindicatos su intención de registrar formalmente el proceso de despido colectivo el próximo 5 de febrero, tal como ha hecho público CCOO en un comunicado. La compañía, por su parte, no ha querido confirmar la fecha, aunque sí ha adelantado que, de no encontrar un comprador para la planta de Rubí, acabará haciendo efectivo un ERE de extinción sobre el total de la plantilla.

Las negociaciones continúan, con reuniones publicitadas y otras más alejadas de los focos; bajo la premisa de encontrar una fórmula que garantice la máxima continuidad de puestos de trabajo en la planta de Rubí.  "La mayor prioridad del management de la compañía, en estos momentos, es conseguir el acuerdo de todas las partes y vender de las plantas asegurando, así, su permanencia en el tejido industrial de Rubí", ha expresado la empresa en un comunicado.

Continental espera poder concretar detalles del proceso de venta "a finales de enero", tal como ha manifestado este miércoles en ese mismo comunicado. Mientras tanto, se remite a la confidencialidad de las negociaciones. Una de las novedades que sí avanzó la dirección ha sido que no efectuará ningún despido, si no acaba encontrando comprador, antes del 31 de diciembre del 2021.

Nuevas huelgas

En paralelo, la plantilla continúa con su calendario de movilizaciones para presionar por unas garantías también continúan. Este viernes está prevista una nueva jornada de huelga. En la hoja de ruta de los sindicatos está blindar, mientras no tengan noticias de quién se quedará con la planta, unas condiciones mínimas de salida para los trabajadores que acaben siendo despedidos.

El ERE anunciado por Continental esclarecerá detalles, en ese sentido, pues si bien las negociaciones pueden comenzar el próximo 5 de febrero, el ERE que de estas acaben cerrando las partes puede no materializarse hasta que la empresa lo considere oportuno. Lo que, según señalan fuentes sindicales consultadas, podría suceder una vez Continental cierre el proceso de venta y la nueva empresa propietaria de la fábrica decida cuantos trabajadores precisará en la nueva etapa.

El proceso de venta de la fábrica de Rubí se enmarca en un plan global de Contiental para suprimir algo más de 5.000 empleos en todo el mundo. El fabricante alemán, con sede en Hanover y que mantiene alrededor de 250.000 trabajadores en todo el mundo, anunció el pasado noviembre un recorte progresivo de plantilla hasta el 2028.

Los EREs repuntaron notablemente el pasado 2019 en toda España, y con especial incidencia en Catalunya. En las cuatro provincias catalanas, el ejercicio cerró con 6.179 trabajadores cesados en despidos colectivos; una cifra el 160% superior al año anterior. Y la industria, concretamente la vinculada a la automoción, fue uno de los sectores más damnificados.