22 feb 2020

Ir a contenido

Mercado laboral

Los despedidos en un ERE se disparan el 160% en Catalunya durante el 2019

El ejercicio cierra con casi 6.200 personas cesadas en un despido colectivo, la cifra más alta desde el final de la Gran Recesión

Gabriel Ubieto

Manifestación de trabajadores afectados por un expediente de regulación de empleo (ERE), frente al Parlament.

Manifestación de trabajadores afectados por un expediente de regulación de empleo (ERE), frente al Parlament. / El Periódico (Robert Ramos)

Nissan en Zona Franca, General Cable en Manlleu y Montcada, Grupo Sada en Lleida, Gallina Blanca en Sant Joan Despí o La Antigua Lavandera en Sant Adrià del Besós. Son solo algunos de los 182 expedientes de regulación de empleo (ERE) que se han registrado y efectuado el recién finalizado 2019 con el fin de reducir plantillas. El Departament de Treball de la Generalitat ha presentado este martes los últimos datos actualizados que permiten realizar un balance de todo el ejercicio anterior: un total de 6.179 personas despedidas, el 161,9% más que el año anterior.

Mes tras mes las empresas catalanas, especialmente las del sector industrial, han ido engrosando la estadística y el número de personas afectadas por un despido colectivo este pasado 2019 fue la más alta desde el 2013; el último año de la Gran Recesión. A partir de entonces la ola de destrucción de empleo que comenzó en el 2007 pasó y las cifras se moderaron y se fueron reduciendo año tras año. Hasta este 2019, sobre el que patronales como Foment del Treball ya auguraron que sería un año de cambio de ciclo. La cifra final ha superado las previsiones de otros organizaciones, como la Cambra de Comerç de Barcelona, que pronosticó que los despidos serían en torno a 5.000.

"Ha habido una consecución de EREs que consideramos que han sido preventivos. La legislación lo permite y han sido provocados por las incertidumbres de la situación política en Madrid, y a la vez, por los anuncios de endurecimiento de la normativa laboral", afirman desde el Departament de Treball. Desde UGT secundan esta tesis: "El repunte en los despidos no es un buen reflejo de la situación económica, sino de lo permisiva que es la actual legislación", comenta la secretaria de política sindical de la central, Núria Gilgado.  

Tanto desde los sindicatos como desde la 'conselleria' dirigida por Chakir El Homrani han exigido al nuevo Gobierno en reiteradas ocasiones que dentro de su propuesta de contrarreforma laboral recupere uno de los elementos eliminados por el PP y que no consta en el acuerdo de coalición entre el PSOE y Unidas Podemos: la autorización administrativa. Hasta el 2012, para aplicar un ERE las empresas debían contar con el 'ok' de la autoridad laboral y debían justificar de manera muy rigurosa los motivos del despido colectivo.

De Telefónica a Ryanair

Si a las casi 6.200 personas despedidas se suman los afectados por ERE de suspensión de contrato, como el que sobrevoló a Seat tras el incendio que dejó parada durante más de una semana su planta en Martorell, o uno de reducción de jornada; el total de afectados por un ERE en Catalunya en el 2019 ascendió a 10.059 personas. A esta cifra cabe sumar a aquellos trabajadores afectados por EREs efectuados a nivel nacional y que tienen afectación sobre divisiones o plantas catalanas. Como por ejemplo los recortes de plantilla efectuados durante el pasado año por Telefónica, Dia o Ryanair, entre otros.  

"Vemos con mucha preocupación las cifras, especialmente en la industria", declara el secretario de política sectorial de CCOO de Catalunya, Carlos del Barrio. "Necesitamos recuperar la capacidad de inversión para revertir esta situación, tanto de la Administración como de las empresas", señala. "Los excedentes empresariales siguen creciendo, la desaceleración de la economía no puede ser una excusa", añade Gilgado.