23 feb 2020

Ir a contenido

feria referente

MWC: un motor para la capital catalana

Desde el 2006, cuando se celebró por primera vez en Barcelona, el salón ha dejado en la ciudad unos 5.000 millones

Empresas e instituciones destacan la importancia de que el salón siga y el peso de la unidad institucional

Agustí Sala

Fira de Barcelona

Fira de Barcelona

El MWC es un motor para la economía de Barcelona y para la catalana. A pesar de que antes de cada edición todo el mundo cruza los dedos ante posibles conflictos políticos o protagonizados por los taxistas, los buses o el Metro, no ha dejado de llevarse a cabo en ninguna ocasión y la de este año, del 21 al 27 de febrero, será la número 14.

Desde que comenzó a celebrarse en la capital catalana en el 2006, tras conseguir que dejara de hacerse en Cannes (Francia), ha dejado casi 5.000 millones de euros en la ciudad. En las úlitmas ediciones más de 470 millones por certamen, según los estudios promovidos por la propia organización que dirige John Hoffman, que no ha dudado en ser crítico cuando ha habido conflictos, pero a la vez ha defendido la ubicación en Barcelona, donde se ganan visitantes cada año hasta los 109.000 del 2019

Además el salón junto al que se celebra el de 'start-ups4YFN ha permitido afianzar un ecosistema emprendedor y de empresas del sector tecnológico que han configurado el 'hub' más importante del sur de Europa, como destacan desde los medios especializados y un referente del sector de los negocios como el 'Financial Times'.

De Foment a Barcelona Global y Barcelona Tech City

No es de extrañar que desde la patronal catalana Foment del Treball se destaque que "las instituciones y los agentes económicos de la ciudad de Barcelona trabajan y tienen el compromiso de preservar y ofrecer las mejores condiciones para que la capital catalana continúe siendo la sede mundial de este evento fundamental y que ya está comprometido para Fira de Barcelona hasta el 2023". También el presidente de la asociación Barcelona Global, Pau Guardans, destaca la importancia de este salón y las escasa posibilidades de que 'huya' antes de que acaba su contrato. 

Con contrato vigente hasta el 2023, el salón organizado por GSMA, supone en torno al 30% de la facturación de Fira de Barcelona, aunque su aportación se ha ido reduciendo. Conscientes de que el certamen no tiene que ser para toda la vida, la entidad ha ido atrayendo nuevos salones como el Integrated Systems Europe (ISE), el mayor sobre tecnología audiovisual del mundo, a partir del año que viene, que hasta ahora se celebraba en Ámsterdam. El año pasado volvió a albergar la mayor feria de maquinaria textil del planeta, ITMA y, con el paso de los años ha ido abriendo nuevos flancos relacionados con las nuevas tecnologías, como el Smart City Congress, entre otros. También ha puesto en marcha su ampliación futura

Unidad institucional

Desde el mundo empresarial destacan que GSMA valora la unidad institucional como gran activo de Fira de Barcelona y de la fundación Mobile World Capital, en la que participan el Estado, la Generalitat el Ayumntamiento, la Fira, lapropia GSMA y las principales operadoras y tecnológicas, y que se ocupa de mantener viva la llama de Barcelona como capital mundial del móvil durante todo el año.

Tras los inicios, el salón pasó a celebrarse en el recinto ferial de Gran Via en el 2013. En el 2015 se prorrogó el contrato de GSMA con la Fira hasta el 2023. Ahora se trata de conseguir la renovación. Como sucede en las estrellas del fútbol, la Fira quiere retenerlo, GSMA acumula propuestas, como ya hizo antes de decidirse por Barcelona, pero se trata de un evento que costó mucho tiempo de atraer y que está bien arraigado, según el consejero delegado de Barcelona Tech City, Miquel Martí.