por el alza de precios

Unió de Pagesos alerta del riesgo del alza de importaciones de cerdo para engorde

El sector considera que la entrada de animales de otros países eleva el riesgo de fallos en el control sanitario

Granja porcina. 

Granja porcina.  / Delegaciones

3
Se lee en minutos
Eduardo López Alonso
Eduardo López Alonso

Periodista.

Especialista en distribución, comercio, industria, lobis, empresas, farmacéuticas, sector inmobiliario, telecomunicaciones, innovación, logística, infraestructuras, consumo, transporte, energía, sostenibilidad...

Escribe desde Barcelona

ver +

El sector porcino teme que el buen momento económico actual para los productores catalanes pueda desembocar en un periodo de descontrol y crisis sanitaria. El sindicato Unió de Pagesos alertó este miércoles de los riesgos que comporta el incremento de las importaciones de animales con destino al engorde, ante la posibilidad de que los controles sanitarios no puedan detectar la llegada de animales enfermos. Ante el incremento del riesgo, UP apuesta por impulsar en Catalunya las granjas de madres para la producción de lechones.

El sindicato recuerda que las peores crisis sanitarias del sector se vivieron como consecuencia de la importación de lechones holandeses en 1997 y el 2000, que difundieron la Peste Porcina Clásica (PPC) en Catalunya. Los precios altos del mercado, sin embargo, desde el 2018 han hecho aumentar las importaciones. Así, entre enero y septiembre del 2019 se importaron más de un millón de animales en Catalunya, lo que supuso el 155% más respecto ese mismo periodo durante los últimos cuatro años anteriores. En paralelo, los datos ya muestran que en los últimos tres años han cerrado el 20% de las granjas de madres en Catalunya y ha aumentado el número de instalaciones para el engorde en un 11%, según datos del Departament de Agricultura.

Demanda de China

Las exportaciones porcinas aumentaron hasta niveles récord el pasado año. El 70% de la producción se destinó a otros países (1,3 millones de toneladas según SIP Consultors). El año terminó con una nueva subida de precio de Mercolleida, que se situó en 0,150 euros el kilo, el más alto de todo el año, en un periodo, a finales de año, en el que históricamente hay un descenso del precio. El precio de referencia de Mercolleida durante el 2019 fue de 1,35 euros el kilo, mientras que el del 2018 fue de 1,13 euros el kilo, y el de 2017, de 1,26 euros el kilo. La demanda de China es una de las razones de esta evolución, como consecuencia de los efectos de los brotes de la Peste Porcina Africana (PPA) que sufre China y otros países asiáticos, y que han hecho disminuir su cabaña drásticamente. Durante el primer semestre de 2019, las exportaciones de España en China superaron las exportaciones totales del 2018 y situaron España como primer exportador mundial en el país asiático. En septiembre del 2019, la cifra era de 418.000 toneladas, un 70% superior respecto del mismo periodo del 2018.

Noticias relacionadas

El sindicato considera que en esta situación comercial favorable, el sector debe velar por no perder el equilibrio, y apostar para que sea sostenible en el futuro, con una cabaña animal de mejor calidad. La gran amenaza ahora es que los controles medioambientales se ceben en los ganaderos porcinos ahora que están rentabilizando sus explotaciones. Unió de Pagesos insiste en rechazar la propuesta de aplicación de un coeficiente 0,5 al gravamen general del canon del agua para usos ganaderos de porcino y aves de corral que el Gobierno tiene intención de aplicar, y pide su eliminación, ya que considera que no tiene en cuenta la capacidad tributaria de los ganaderos.

El nuevo decreto de gestión de la fertilización del suelo y de las deyecciones, aprobado en julio del 2019, estableció nuevas medidas obligatorias que suponen un impacto económico importante en el sector. Estas medidas tienen por objetivo garantizar la eficiencia en la gestión de la fertilización y la gestión de las deyecciones y que tendrán un efecto positivo en la calidad de las aguas y en la reducción de las emisiones de gases de efecto de invernadero (GEI) del sector. El decreto también prevé nuevas medidas de control de la trazabilidad de las aplicaciones de las deyecciones para garantizar el cumplimiento de las obligaciones establecidas.